Crédito: Agencia Uno
La arriesgada apuesta de Mosa con Guede

La arriesgada apuesta de Mosa con Guede

Más allá de históricos como Esteban Paredes y Johnny Herrera, o de caras nuevas como Octavio Rivero o Felipe Mora, los rostros que marcan el contraste de la definición del Clausura 2017 son los de Pablo Guede y Ángel Guillermo Hoyos.

El DT de Colo Colo es el culpable de no saber conducir un equipo que tenía el título nacional servido en bandeja. Por el otro lado, el técnico de la “U” fue clave para darle calma y confianza a un buen plantel, que había extraviado los papeles bajo el mando de Sebastián Beccacece y luego Víctor Castañeda.

La de Hoyos fue una apuesta mirada con mucho escepticismo al comienzo, y hasta con sorna en algún momento por sus particulares conferencias de prensa. La de Guede parecía una carta más segura de Blanco y Negro, ya que el DT había llamado la atención en Palestino por su fútbol ofensivo y venía de llegar a la final del torneo argentino con San Lorenzo.

Hoyos pagó inesperados dividendos, pero Guede todavía no deja rédito alguno. La Copa Chile ni siquiera da para premio de consuelo. Por el contrario, el ex DT de Nueva Chicago suma rotundos fracasos con los albos: no ganó los dos torneos nacionales que disputó y fue eliminado rápidamente de la Copa Libertadores.

"Colo Colo hoy no es un club. Tampoco una sociedad anónima. Se parece más a un gobierno autoritario, donde se hace todo lo que dice y quiere Aníbal Mosa, con la anuencia, claro, de la Corporación que representa a los socios"

La lógica indicaba, entonces, que lo más sensato para Colo Colo era sacar las fichas y ponerlas en otro número, más aún si Guede demostró que, además de sus groseros errores tácticos en situaciones clave, tiene problemas para liderar el camarín (algo que también le sucedió en Palestino y en San Lorenzo).

Sin embargo, Colo Colo hoy no es un club. Tampoco una sociedad anónima. Se parece más a un gobierno autoritario, donde se hace todo lo que dice y quiere Aníbal Mosa, con la anuencia, claro, de la Corporación que representa a los socios.

Y Mosa no quiere dejar ir a Guede. El timonel de Blanco y Negro forzó la salida de José Luis Sierra para firmar al ex entrenador de San Lorenzo y, pese a la evidencia de los resultados, en los últimos días decidió reforzar su apuesta con el argentino.

Mosa se juega mucho en esta pasada: el año deportivo de Colo Colo, su presidencia (que ya fue amenazada en la última junta de directorio) e incluso el futuro de Blanco y Negro, una empresa que hace rato viene a los tumbos por la falta de credibilidad, la carencia de un proyecto deportivo sólido y las luchas directivas internas. Un nuevo fracaso generaría una onda expansiva de graves consecuencias en el Monumental.


Lo más visto en T13