Crédito: Agencia Uno
Luis Bonini: mucho más que una arenga

Luis Bonini: mucho más que una arenga

Es muy injusto remitir la imagen de Luis María Bonini a una frase, a una arenga. El ex PF de la Roja fue mucho más que un "¡Chupete... te quiero ver, te quiero ver, papá!", por mucho que ese recuerdo nos emocione por estas horas. También es muy injusto decir que solo fue el "escudero" de Marcelo Bielsa

El "Profe" Bonini fue mucho más que todo eso en su carrera.

Su trabajo siempre estuvo ligado a grandes profesionales del deporte. El primero, León Najnudel, histórico técnico del básquet argentino, clave en la formación de la liga nacional y junto a quien Bonini estuvo en el Ferro Carril Oeste campeón del torneo metropolitano.

"Más allá de todos los méritos de Marcelo Bielsa en construir la base del proceso más exitoso del fútbol chileno, es difícil pensar en esos logros sin el aporte de un socio como Luis María Bonini"

Del gimnasio del equipo de Caballitos, Bonini saltó a la cancha de fútbol, donde estuvo en el cuerpo técnico de Carlos Timoteo Griguol. Era la época dorada de Ferro, que ganó los títulos del Nacional 82 y el Nacional 84.

En 1992 su carrera profesional dio un gran giro cuando comenzó a trabajar con Marcelo Bielsa. El primer desafío fue Atlas de Guadalajara, y luego vinieron América, Vélez, Español, la selección de Argentina, la selección de Chile y el Athletic Bilbao. Más de 20 años juntos a uno de los técnicos más obsesivos, detallistas,  meticulosos y respetados del fútbol mundial; una verdadera escuela para muchos.

En un esquema ofensivo como el de Bielsa, de presión, velocidad y rapidez por las bandas, el trabajo de Bonini fue clave. Lo dijo Alfio Basile, entonces D.T. de Argentina, luego del histórico triunfo de Chile en octubre de 2008: "En el primer tiempo parecían 15 contra 10 en todos lados. Pensábamos que en el segundo tiempo se iban caer, por el esfuerzo de la altura de Quito, pero reaccionaron muy bien". El equipo titular de Chile ese día: Bravo; Ponce, Medel, Contreras; Beausejour, Carmona, Estrada; Fernández; Orellana, Suazo y González. Alexis no jugó y Vidal entró en los últimos tres minutos. El colectivo, de un equipo muy bien trabajado, estuvo por sobre cualquier individualidad.

"Bonini también era la cara amable de un Bielsa siempre lejano y silencioso con el plantel"

Bonini también era la cara amable de un Bielsa siempre lejano y silencioso con el plantel. El hombre de la broma, el consejo, la palabra de ánimo; un guía para un equipo joven e inexperto en las grandes ligas. Pero también sabía retar cuando era necesario.

Más allá de todos los méritos de Marcelo Bielsa en construir la base del proceso más exitoso del fútbol chileno, es difícil pensar en esos logros sin el aporte de un socio como  Luis María Bonini. Tanto como las inolvidables frases del "Loco", quedará para siempre el vozarrón del "Profe".


Lo más visto en T13