Crédito: AFP
Se busca nuevo capitán

Se busca nuevo capitán

Lamento profundamente que me estén llamando en contra de mi voluntad”. Esa debe ser la frase más dura de Claudio Bravo en el comunicado que publicó en redes sociales para renunciar a la selección chilena. “En contra de mi voluntad”. ¿Tan difícil es tomar un avión desde Manchester a Estocolmo, jugar ante Suecia, moverse unos cuántos kilómetros al sur para el amistoso contra Dinamarca y luego volver a Inglaterra?

"¿Tan difícil es tomar un avión desde Manchester a Estocolmo, jugar ante Suecia, moverse unos cuántos kilómetros al sur para el amistoso contra Dinamarca y luego volver a Inglaterra?"

Para variar, así como cuando obligó a Pizzi y a la ANFP a un mamarracho para tapar su viaje a Barcelona mientras “La Roja” estaba en Rumania previo a la Copa Confederaciones, no hay explicaciones claras de parte de Bravo. Da a entender que “me preocupaba algo que para mí era muy importante: mi preparación  y trabajo”. Pero no profundiza más, aunque todas las versiones apuntan a que no le gustan los preparadores de arquero de la Selección, Alex Whiteley y José Ovalle, y que pidió a Julio Rodríguez, su mentor, amigo y hoy funcionario del complejo que el arquero tiene en Buin.

Por su trayectoria y experiencia, Bravo tiene todo el derecho de criticar y sugerir, hasta públicamente si quiere. Pero otra cosa muy distinta es condicionar su presencia en la selección chilena a que contraten a la persona que él pide. No corresponde, ni es digno del supuesto líder del camarín.

Bravo optó por pegarle un portazo al nuevo proceso de Reinaldo Rueda y más encima postergó una reunión muy importante con Arturo Vidal, para ayudar a limpiar un camarín que quedó turbio tras la eliminación del Mundial.

"Bravo optó por pegarle un portazo al nuevo proceso de Reinaldo Rueda y más encima postergó una reunión muy importante con Arturo Vidal"

Si todos estos temas son secundarios para Bravo ante la contratación del preparador arquero que él quiera y si jugar por “La Roja” en un par de amistosos va “contra su voluntad”, entonces todo indica que la selección chilena necesita nuevos liderazgos.

Por lo mismo, lo lógico sería que el capitán ante Suecia y Dinamarca mantenga el brazalete en el largo plazo. Gary Medel o Jean Beausejour podrían cumplir ese rol de muy buena forma.


Lo más visto en T13