Crédito: A. Uno
Se reduce a la mitad la tasa de desaparición de bosques en el mundo desde 1990
Opinión

Límites que no se debieran cruzar

Hace cinco años un grupo de científicos presentó nueve límites -“biológicos y ambientales” que la humanidad no debiera cruzar en vista de mantener la vida existente del modo como la conocemos.

En aquella oportunidad, los resultados a nivel global mostraban la transgresión de tres, entre los que se encuentran la concentración de dióxido de carbono atmosférico (superando las 400ppm, o 400 miligramos por metro cúbico), una alta tasa de pérdida de especies que ya es visible a nivel global y el exceso de nitrógeno proveniente del uso de fertilizantes en la agroindustria.

Lo preocupante, es que aquellos límites transgredidos ya están causando varios cambios en los ecosistemas existentes y sin la comprensión suficiente de parte de los Presidentes de los países, estos afectarán considerablemente la biodiversidad de cada región y por consiguiente los servicios que estos prestan, servicios necesarios para el desarrollo de sus economías.

"Aquellos límites transgredidos ya están causando varios cambios en los ecosistemas existentes y sin la comprensión suficiente de parte de los Presidentes de los países, estos afectarán considerablemente la biodiversidad de cada región"

Es más, los planes de los países para combatir el cambio climático han puesto sólo énfasis en sus emisiones descuidando otras áreas de su actividad económica y que dicen relación con los otros dos límites.

Para 2015 las noticias no han sido alentadoras; este año hemos pasado un cuarto límite: la cantidad de bosques que se han deforestado – o quemado – y que han reducido la capacidad del planeta de absorber parte del exceso del dióxido de carbono atmosférico producido, como su capacidad de producir vapor de agua clave para el desarrollo de la vegetación en sistemas susceptibles de ser desertificados.

Pero aún, tales pérdidas alteran la cantidad de energía solar absorbida o reflejada en todas las regiones, lo que en sí mismo puede modificar aun más el clima en sinergia con los cambios de temperatura. Si es difícil de comprender esto en palabras complejas, solo compare la diferencia entre un suelo desnudo o uno con áreas verdes, donde la percepción de humedad o calor son distintas.

Estos límites han sido publicados en la prestigiosa revista Science siendo actualizados este principio de año y muestran que quizá estaríamos llegando a un punto de no retorno de cómo conocemos la vida en nuestro planeta.

Es más, acorde al registro geológico, los mismos grandes cambios que hoy observamos han sido observados a lo largo del registro fósil marcando un antes y un después de los grandes períodos de la tierra en los cuales los ecosistemas cambiaron. No obstante, de acuerdo a los investigadores existirian dos "límites fundamentales", cada uno de los cuales podría "conducir a un nuevo estado en el planeta" si se superan constantemente.

"Acorde al registro geológico, los mismos grandes cambios que hoy observamos han sido observados a lo largo del registro fósil marcando un antes y un después de los grandes períodos de la tierra en los cuales los ecosistemas cambiaron."

Los dos límites fundamentales son el eje "cambio climático", principalmente mediado por la cantidad de dióxido de carbono atmosférico y la "integridad de la biosfera", que es la cantidad de especies y hábitat naturales que se pierden, y en donde tal perturbación de los ecosistemas va a destruir drásticamente los recursos naturales de los cuales dependen las personas y sociedades.

Tal designación de los dos límites fundamentales puede ser en parte una respuesta a la frustración que se tiene en términos de política pública acorde a la inacción de lo parte de legisladores y líderes políticos debieran haber asumido. 

Un segundo documento perteneciente a la Antropoceno Review actualiza un conjunto sorprendente de 24 gráficos que muestran casi todo el daño producido desde 1950 acorde al crecimiento económico mal entendido como desarrollo.

Esta "gran aceleración" de factores e impactos sociales, económicos y ambientales se ha debido principalmente no sólo al aumento en los niveles de consumo sin las salvaguardas de reducir el uso de materias primas mediante la tecnologías, sino tambien en su inequitativa distribución de bienestar en donde tal desarrollo no ha sido para todos por igual y en donde ciertas regiones del planeta reciben más impactos que los beneficios prometidos; es decir, países pobres en vías de desarrollo no pueden alcanzar el ingreso y la calidad de los niveles de vida que disfrutan países plenamente desarrollados sin dañar sus propios ecosistemas como países productores de materias primas. 

Hasta hoy, los límites se han evaluado de forma aislada siendo el siguiente paso un nuevo informe en otros cinco años con tal de desentrañar "las interacciones entre estos, ya que no son independientes unos de otros”. El problema, es que la comunidad política debe trabajar ahora lo que será evaluado dentro de cinco años más, y eso es lo que no se está haciendo.


Lo más visto en T13