Temas no abordados
Opinión

Temas no abordados

En la agenda pública llevan meses los temas de corrupción, elusión y evasión de impuestos, tráfico de influencias, reducción de las proyecciones económicas, riesgo en valores del precio del cobre, aumento del gasto fiscal, entre muchos; sin tocar temas realmente transcendentes y que en otras latitudes si son tema o por lo menos parte de la agenda.

Mientras en Chile tenemos un nuevo presidente de CONICYT -Secretario Ejecutivo a tener presente- en el cual la comunidad científica ha puesto su fe nuevamente, Bloomberg publica su índice de innovación 2016 (http://www.bloomberg.com/graphics/2015-innovative-countries/), llamando a los países en desarrollo a observar a Corea del Sur, actual número uno. Aunque usted no lo crea, Chile lleva años de comisiones, estudios, viajes, entre otros, enfocados a mirar a Corea y seguimos en más de lo mismo. Lo peor del índice, es que nosotros no entramos entre las 50 primeras economías.

El secreto del valor agregado de Corea radica en cimientos que están lejos de lo que se discute en Chile, entre ellos la Matrícula en Educación Superior en materias de Ciencia e Ingeniería, algo contrario a lo que pasa en nuestro país donde estamos rodeados de periodistas, ingenieros comerciales y abogados, más enfocados al mercadeo que a la generación de valor agregado. Los logros de Corea son un trabajo que parte en los 60 con el objetivo de convertirse en un economía industrializada de alta tecnología, tomando aquellas decisiones cuando su Producto Interno Bruto por persona era comparable a países pobres del África y Asia.

A diferencia de Chile, Corea posee una Oficina de Planificación Estratégica en I+D dependiente del Ministerio de Comercio, Industria y Energía. Si, leyó bien, una Oficina de Planificación en estos temas y no una secretaría técnica ni Ministerio de Ciencias. La otra gran diferencia es que el Presidente de tal Oficina es Profesor de Ingeniería mecánica, postgraduado y fundador además de una compañía tecnológica productora de LCDs, OLEDs, energía fotovoltaica y semiconductores.

Otra gran diferencia fue su foco en la promoción de diversificación cuando eran una economía de bajos ingresos en vez de especializarse en una cosa, al contrario de Chile donde la Minería ha sido nuestro foco. Una vez conseguido esto, su foco fue la creación de empresas más sofisticadas en lo tecnológico con el complemento en la creación de trabajos más sofisticados para alcanzar hoy un industria altamente tecnológica.

Pahk, jefe de la oficina,  ha puesto hincapié en la relevancia de la adquisición de experiencia y conocimientos pero no traídos desde el exterior, sino en la formación de ellos, algo que en Chile suele hacerse -la importación del talento, el “speaker de turno”- ; o sea la  solución no está afuera, sino dentro para que esta sea realizada en instituciones privadas.

Hoy, su preocupación apunta hacia otro norte, el cómo esta tecnología y los avances permiten transitar hacia un desarrollo sustentable con bajo impacto ambiental. Los pilares sobre los cuales se ha construido este liderazgo se basan en el gasto realizado en Investigación y Desarrollo, algo que en Chile no alcanza ni al 0,4% del PIB; Manufactura, que es la principal área que se ha contraído, numero de empresas Hi-Tech y no extractivas; educación en Ciencias e Ingeniería, numero de personal enfocado a investigación y numero de patentes…indicadores en los cuales en ninguno estamos dentro de los 50 primeros.

¿Estamos debatiendo estos temas? Lamentablemente no.


Lo más visto en T13