Crédito: AgenciaUno
AlejandroGuillier

Guillier, sin complejos

En el marco de su participación en una actividad universitaria, el senador y ahora candidato radical ─Alejandro Guillier─ , no tuvo problemas para precisar definiciones en temas polémicos. Fue, de algún modo, la primera vez en que se pudo escucharlo desplegar opiniones sobre el actual escenario político, su abrupta irrupción en él y, principalmente, de las proyecciones de su opción presidencial. Y en lo que respecta a algunas claves centrales de su posicionamiento, no defraudó.

En tiempos donde la lógica de los acuerdos y la construcción de consensos han sido duramente cuestionadas por sectores de centroizquierda, el senador Guillier defendió sin eufemismos la necesidad de construir pisos mínimos entre gobierno y oposición, para poder avanzar en las reformas en curso. ‘Se debe llegar a acuerdos con la derecha’, fue sin duda una frase que habrá generado más de algún escozor en el oficialismo, síntesis de una posición que vino a echar por tierra el ímpetu avasallador de la ‘retroexcavadora’, avalando una política que contrasta con el imaginario instalado en estos años por la Nueva Mayoría.

"‘Se debe llegar a acuerdos con la derecha’, fue sin duda una frase que habrá generado más de algún escozor en el oficialismo, síntesis de una posición que vino a echar por tierra el ímpetu avasallador de la ‘retroexcavadora’, avalando una política que contrasta con el imaginario instalado en estos años por la Nueva Mayoría."

Del mismo modo, el liderazgo hoy más competitivo de la centroizquierda no tuvo complejos para criticar el proceso de reformas llevado adelante por la actual administración. En rigor, defendió la necesidad y los objetivos de los cambios impulsados por la autoridad, pero reconoció derechamente que ellos han sido desprolijos y han tenido graves deficiencias en su implementación. En el caso específico de la reforma tributaria, señaló incluso que era necesaria e inevitable una nueva modificación, que permitiera simplificar un sistema tributario que terminó generado serios desincentivos al ahorro y la inversión.

Por último, Alejandro Guillier cuestionó que, salvo Patricio Aylwin, los ex presidentes de la República se consideren tan ‘imprescindibles’ como para buscar una segunda postulación. Una señal clara, a su juicio, de la falta de renovación de elencos, y también, una de las causas que explicarían los altos niveles de desafección y desconfianza que la gente siente hoy hacia la actividad política.

"Estas primeras pinceladas sólo vienen a confirmar que el creciente apoyo ciudadano a su opción presidencial, es un activo que el abanderado del radicalismo no dejará de aprovechar a su favor, a pesar de los riesgos."

En síntesis, pareciera que finalmente comenzó a aparecer el ‘candidato Guillier’; señal de una nueva etapa en su posicionamiento que exhibe la tranquilidad de quien se siente ya con una base de legitimidad y de respaldo suficientes, como para empezar a hacer definiciones que puedan incluso causar críticas y distancias en su sector político. Con todo, estas primeras pinceladas sólo vienen a confirmar que el creciente apoyo ciudadano a su opción presidencial, es un activo que el abanderado del radicalismo no dejará de aprovechar a su favor, a pesar de los riesgos.


Lo más visto en T13