Crédito: http://www.123rf.com/profile_romangorielov
Menos es más
Opinión

Menos es más

Está ocurriendo un fenómeno mundial que tiene de cabeza a las grandes marcas y a economistas observando un cambio de conducta en el consumo que no se había dado anteriormente.

En el planeta, y en especial en Occidente, crece de manera exponencial lo que se ha denominado DownShifting, que vendría a ser algo como “la marcha lenta” o bien “poner freno de mano” al consumo. Wikipedia dice: “es un comportamiento social o tendencia en la que los individuos viven vidas más simples para escapar del materialismo obsesivo y reducir la tensión, estrés y los trastornos psicológicos que la acompañan. Se hace hincapié en encontrar un equilibrio mejor entre el ocio y el trabajo, y centra los objetivos de la vida en la realización personal y la construcción de relaciones en lugar del consumismo y el éxito económico”. Guau. Está llegando la era del “menos es más”.

"En el mundo está creciendo de manera exponencial lo que se ha denominado DownShifting, que vendría a ser algo como “la marcha lenta” o bien “poner freno de mano” al consumo."

Una de las principales voces de este movimiento es la poetisa inglesa Tracy Smith quien ha desarrollado un manifiesto que tiene líneas muy inspiradoras (quizás por lo sencillas y directas). Aquí un par:

  • El dinero: Estamos rodeados por la cultura del crédito del "Compre ahora, pague después" y hemos olvidado el valor de nuestros ingresos reales. Cuanto más dinero gastamos, más tiempo debemos trabajar para pagarlo. Recordemos: las mejores cosas en la vida son gratis. Vuelva a aprender el valor del dinero y viva con lo que gana.
  • El tiempo: ¿Cuál es el punto de poseer una fortuna, si no tenemos tiempo para gastarla? Recordemos: El regalo más importante es el tiempo. Disfruta de más tiempo con las personas más importantes de tu vida.

La publicidad como la entendemos no funciona con el nuevo comportamiento del consumidor. Porque lo nuevo se trata de comunicación con propósito, no de mensajes unidireccionales como sólo ser en el siglo XX.

El ciudadano (antes llamado consumidor) está cada vez más impermeable a mensajes sin inspiración o sentido de propósito

El ser humano en la hipermodernidad tiene un anhelo de sociedad que se ha propagado con el claro advenimiento de las redes sociales. Se trata ahora de dibujar o crear el alma de las marcas. Ya no basta con packaging y tampoco es simple marketing.

Es comunicación con valor y sentido de realidad. Son acciones que se transforman en el mensaje. Adiós mensajes unidireccionales y bienvenidas la conversación, la colaboración y la participación. Están diciendo “yo soy parte” y dejan atrás el “yo te vendo”, entendiendo que así la comunidad los preferirá por sobre otras. Termina también la era de la aspiracionalidad vacua (soy en cuanto me pongo una marca) y empieza lo inspiracional con sentido (soy esto que tiene un propósito, una forma de ser, un sueño común).

"El ciudadano (antes llamado consumidor) está cada vez más impermeable a mensajes sin inspiración o sentido de propósito."

Starbucks así lo entendió cuando fue el crack de Wall Street en el 2008. Abrió sus locales ofreciéndolos como oficinas de intercambio de ideas para los millones de cesantes que surgieron de un día para otro; así lo hace Coca-Cola entregando canchas a la comunidad. Técnicamente, se llama recibir bonding, es decir, el cariño de la gente. Gran desafío en especial para el retail.

Vamos, no suena tan mal: se trata de que se empieza a vivir la vida, que se puede vivir con poco, con lo justo, libre de ataduras y necesidades sin sentido. Ya no se tratará de unirse una vez cada dos años para una Teletón. Habrá que tener sentido y propósito los 365 días del año para lograr no sólo un posicionamiento claro en la mente del consumidor, sino también en su corazón. Buen desafío. 


Lo más visto en T13