Crédito: Taxi Driver
You talkin’ to me?
Opinión

You talkin’ to me?

Para quienes trabajamos en el ámbito de las comunicaciones, y enseñamos sobre el tema en la universidad, interesante resulta seguir el caso de “La Ordenanza de alcohol de Providencia”.

Más allá de la política, de los bandos o de si estamos o no de acuerdo (con la restricción de los horarios de funcionamiento de botillerías, bares y restoranes), estamos frente a un buen ejemplo de incomunicación.

Es cierto que la democracia implica una cocina lenta en la toma de ciertas determinaciones en pro del diálogo, ya que una convivencia democrática es bastante más que elecciones.

"La búsqueda de acuerdos para que una comunidad decida su presente próximo toma tiempo y exige de una comunicación trasparente y tan apasionada como generosa de todas las partes"

La conversación, la participación, la búsqueda de acuerdos para que una comunidad decida cuál quiere que sea su presente próximo toma su tiempo y exige de una comunicación trasparente y tan apasionada como generosa de todas las partes.

Pero también es cierto que es muy fácil exaltarse, sobre reaccionar, aplastar la diferencia y, frente al mínimo ladrido, transformar la opinión en alegato.

En su charla para TED llamada “How To Speak So That People Want To Listen”, el británico y experto en comunicación, Julian Treasure, define siete pecados capitales al comunicarse que aquí resumo con mis palabras:

  1. El chisme: Hablar mal de alguien sin su presencia genera una pelota de nieve maléfica.​
  2. Juzgar: Es muy difícil que alguien quiera escucharte si siente que lo estás juzgando de entrada.
  3. La negatividad: Tener una visión oscura o terrible de la otra persona o del futuro.
  4. La queja: La queja tiene en sí un sentimiento violento y pocas veces genera la empatía necesaria para el diálogo porque viene acompañada de un tono alto.
  5. Excusas: Excusarse es eludir responsabilidades y endosárselas al otro. “Yo no fui, fue él”; “todos fueron menos yo".
  6. Exagerar: Inflar premeditadamente para o por visceralidad.
  7. Dogmatismo: Ante verdades absolutas jamás se llegará a un acuerdo. Para comunicarse se necesita cierta flexibilidad, pensamiento plástico, dispuesto a ser permeado por las razones de otro para lograr un acuerdo entre las partes. Los dogmas buscan verticalidad, no horizontalidad. Dominación, en el fondo.

Lúcidamente Treasure define un antídoto de cuatro elementos para resolver la incomunicación y que también resumo con mis palabras:

  1.  Honestidad: Si eres recto y claro en tus objetivos, allanas el camino a una mejor comunicación. Te creerán.
  2.  Autenticidad: Simplemente ser tu mismo.
  3.  Integridad: Ser tus palabras, ser eso que dices, hacer eso que dices. Eso va acompañado de tu currículum personal. Eso que la gente dice que eres o has sido.
  4. Amor: No el amor de Corín Tellado, sino el que busca siempre un bien mayor.

Resumiendo, para el diálogo se requiere ser buena persona. Un humano virtuoso a lo griego. Capaz de escuchar. Respetuoso de un otro.

"Para el diálogo se requiere ser buena persona. Un humano virtuoso a lo griego"

Hemos visto cómo ha procedido la Municipalidad de Providencia liderada por Josefa Errázuriz, hemos escuchado a adherentes y opositores. Hemos visto el tono de las protestas y los vídeos virales. Tenemos el mapa completo.

Que cada cual saque sus conclusiones y vea quiénes han acertado y en qué se ha fallado desde ambas veredas bajo este mapa bastante clarificador.

 

*Gracias a Scorsese y a De Niro por regalarme el título de esta humilde primera columna.


Lo más visto en T13