Crédito: A. Uno
Cuarta noche de Festival: Elevando el nivel
Opinión

Cuarta noche de Festival: Elevando el nivel

Aunque el ADN del Festival de Viña del Mar está en la balada latina, se agradece cuando hay diversidad y se cuela alguna noche que rompe el molde. La de ayer, musicalmente, fue la más redonda de las cuatro que lleva esta edición. Y en ese balance fue clave la apertura, a cargo de Vicentico.

A siete años de su última vez en el certamen, abrió los fuegos con “Ya no te quiero”, uno de sus hits de su carrera como solista. Le dedicó un tema a Cerati (“El rey del rock & roll”), recordó a su banda madre, Los Fabulosos Cadillacs, con “Siguiendo la luna”, que empalmó con “Algo contigo”.

A esas alturas, y sin gritos de euforia ni estridencias, Vicentico y su banda lograron armar una fiesta diferente a la de noches anteriores, con un público que había ido a verlo a él. Imponiendo una calidad que seguiría más tarde con su compatriota, Pedro Aznar.

León Murillo

Si Dinamita Show, Centella y el Huaso Filomeno hicieron rutinas básicas y parecía que estaba todo perdido, León Murillo llegó a instalar otro tipo de humor, contingente y más serio, político y sin recurrir a lo gratuito. Entró visiblemente nervioso y aparecieron tímidas pifias, lo que provocó que su rutina se entrampara por algunos minutos. Apenas le salía la voz y pareció que naufragaría.

"Murillo armó una presentación efectiva, entretenida y, se agradece, sin echar mano a nacionalismos trasnochados ni lamentos"

Pero fue de menos a más. Sin llegar a las carcajadas, Murillo hizo reír, porque él tiene experiencia como libretista (estuvo tras el éxito de Jorge Alís, el año pasado en este mismo escenario) y porque la actualidad política está dando material de sobra para incluirla en rutinas de humor. Aunque le faltó más presencia escénica y velocidad –que está bien para un café concert, pero no para un escenario con 12 mil personas-, sacó el humor de esta edición del lugar común, riéndose de los políticos, Bachelet, la Onemi y, en la segunda parte, de la “guerra de los sexos”.

Sin llegar a descollar, Murillo armó una presentación efectiva, entretenida y, se agradece, sin echar mano a nacionalismos trasnochados ni lamentos “por lo difícil que es hacer reír” fue capaz de callar las pifias. Terminó logrando premios no regalados, con un público que lo aplaudió, y también concitó el interés en las casas, logrando un peak de 38 puntos. Frente a un panorama paupérrimo para el humor televisivo, Murillo puede anotarse dentro de los nombres que puede crecer y llegar a la primera línea.

Pedro Aznar

Sufrió de los problemas de sonido que se han vuelto una constante en Viña 2015, pero que afortunadamente se superaron a la segunda canción. Pedro Aznar, una de las grandes voces de las música argentina, sacó el pie del acelerador en la Quinta Vergara y propuso intimidad.

Juntó dos enormes temas del gran disco “Tango 4” (“Mientes” y “Tu amor”), que grabó junto a Charly García, y ofreció un show apabullante en calidad. Sin pirotecnias ni esos insoportables ballet que salen con algunos artistas para llenar el escenario, porque Aznar necesita poco más que su voz y su bajo para imponerse.

"Aznar será uno de los shows que se recordarán y permite que el Festival siga siendo diverso y pase de Luis Fonsi a Pedro Aznar con tres días de diferencia."

Su infalible cover en español para “Ya no hay forma de pedir perdón”, de Elton John, y “Deja la vida volar”, de Víctor Jara, fueron otros puntales que el público escuchó y coreó en la Quinta, para rematar con “Sueño del retorno” –que grabó con Pat Metheny- y redondear una actuación compacta, sobria y que ayudó a elevar el nivel de lo que se ha visto este año.

Es cierto: Aznar es un músico que en Chile es de nicho. Y eso lo acusó el rating: tras la presentación de León Murillo, el rating bajó de 29 a 16 puntos en un par de minutos. Pero en la suma y resta, la organización no puede sacar sólo el cálculo por ahí: a la hora del balance, este será uno de los shows que se recordarán y, además, permite que el Festival siga siendo un evento diverso y que puede sorprender pasar de Luis Fonsi a Pedro Aznar con tres días de diferencia. 

Cultura Profética

Para el cierre, una sorpresa. Aunque en diciembre habían llenado dos veces el Movistar Arena, alertando que el culto se había transformado en fenómeno, Cultura Profética no es un grupo conocido masivamente.

La banda de reggae -un estilo musical ausente hace al menos una década en Viña-, logró que el público no se moviera de sus asientos y se quedara hasta casi las 4 de la madrugada. Liderados por el cantante y bajista Willy Rodríguez, la banda logró su peak con su tema más conocido, "Saca, prende y sorprende", y lanzó varios mensajes a favor de la legalización de la marihuana.

Su estilo es parejo y al vocalista le falta fuerza, pero es un grupo juvenil que logró un digno cierre de la noche, la mejor de esta edición, pero previsiblemente la que alcanzó menos rating: es la única jornada que no agotó todas las entradas y en los televisores eso también fue de la mano, al lograr 20,1 puntos de rating, la segunda sintonía más baja desde que el Festival está en manos de Chilevisión. De todos modos, el riesgo en el cartel de la noche sí fue recompensado en calidad.

Lo que se verá hoy

No habrá humoristas y sólo tendrá dos números. En rigor, es uno el que importa: Romeo Santos. El ex vocalista de Aventura es la gran estrella latina de Viña 2015 y logró vender las entradas para hoy en apenas 48 horas, mientras que para su show de mañana, en el Estadio Nacional, convocará a unas 45 mil personas. Así, con el fenómeno instalado, lo de Santos será un mix de hits y chillidos de sus fans. Sus detractores podrán mofarse de su agudo tono de voz, pero el cantante debería arrasar.

Para el cierre, Noche de Brujas, la banda tropical chilenas con más de una década de carrera y que debería estampar su trayectoria sobre la Quinta Vergara. Los intérpretes de "Me gusta todo de ti" podrán ser eclipsados por Santos a la hora del balance, pero tienen material para armar la fiesta de cierre de esta quinta noche.


Lo más visto en T13