Crédito: A. Uno
Primera noche de Festival: Más carisma que calidad
Opinión

Primera noche de Festival: Más carisma que calidad

Luis Fonsi nunca ha tenido un gran caudal de voz. Lo suyo siempre ha sido más carisma y coros hechos para ser reproducidos por el público. Pero ayer, en la apertura de esta edición del Festival de Viña del Mar, su voz se escuchó más débil de lo acostumbrado, menos solvente de lo que ha demostrado en sus 15 años de carrera.

Ya en la segunda canción (“Imagíname sin ti”) evidenció que no llegaba a los tonos altos y dejaba a la Quinta Vergara para que lo ayudara. Y durante el resto de su actuación, algunos pasajes con pistas grabadas hicieron lo suyo y la invitación a Andrés de León para que lo acompañara en “Llegaste tú” (que originalmente interpreta con Juan Luis Guerra) hizo más evidente el asunto: el chileno lució una voz considerablemente más poderosa que la del puertorriqueño. 

Al público poco le importó: la mayoría de quienes estaban en la Quinta Vergara fueron a verlo a él, y el cantante fue generoso en darle en el gusto con la decena de éxitos radiales que posee y frases elaboradas con ese fin (“No existe un lugar como este en el mundo” fue una de ellas).  Pese a las dificultades con su voz, elaboró un show de 100 minutos que mantuvo la expectación del público en la casa: su actuación logró llegar a un peak de 35 puntos de rating, tras ganar la Gaviota de Oro. 

"Pese a las dificultades con su voz, Luis Fonsi, elaboró un show de 100 minutos que mantuvo la expectación del público en la casa."

Su mayor atrevimiento fue cuando realizó un meadley con covers de Kool & The Gang y (“Celebration”), Daft Punk (“Get lucky”) y Bruno Mars (“Uptown funk”), entre otros, pero el resultado se vio amateur, innecesario para alguien que tiene suficientes temas propios como para echar mano a material ajeno. En su cuarto paso por el Festival, Fonsi cumplió en el rating, pero quedó en deuda: en 2012 realizó una actuación mucho mejor estructurada.

Dinamita Show

El carisma también ha sido puntal en la carrera del dúo Dinamita Show. Y fue lo que los salvó del naufragio. Porque casi cualquier humorista, con ese libreto, se habría ido entre pifias a los cinco minutos. Con una lenta rutina, que parecía nunca despegar, y armada sobre una historia sin fin de Paul Vásquez, recién las tímidas sonrisas se convirtieron en aplausos de la Quinta Vergara a los 20 minutos. Pero nunca llegaron a las carcajadas.

Desde su fenomenal éxito en 1996 hasta la fecha, el dúo ha tenido un descenso gradual y ellos han sido reacios a reinventarse. Es cierto que en la última parte de su presentación lograron una mejoría, pero no alcanzó para elevar la calidad.

Y como si tratara de un revival de hace 19 años, nuevamente convirtieron el final en un show estilo reality: con las hijas de ambos sobre el escenario y asegurando que esta era la última vez estarían en el Festival. Cuesta entender que su show se haya alargado tanto –casi 90 minutos-, y más aún que nadie les haya dicho que este libreto no estaba a la altura. 

"Amado y odiado por partes iguales, es seguro que Ricardo Arjona será exitoso tanto en la Quinta Vergara como en el rating"

Yandel

Así, recién a las 02.40 apareció Yandel, quien pese a tener dos discos como solista, optó por un repertorio mayoritariamente recordando a su dúo junto a Wisin. El público en la Quinta se había quedado a esperarlo y no les falló: los hizo bailar reggaeton hasta cerca de las 04 de la madrugada, con letras sexuales y dedicatorias a las mujeres mayores de 30, “las veteranas” (¿?).

“Noche de sexo”, “El teléfono”, “Permítame” fueron parte del show donde el puertorriqueño no demostró novedad, pero sí dejó en claro que el género que cultiva sigue igual de vigente. Eso sí, cuando puso la pausa para cantar una balada (“Lloro por ti”), su voz sencillamente no dio y terminó desafinando, dejando en claro que lo suyo es el baile y ser el maestro de la fiesta y no un intérprete.

Para hoy, la noche estará centrada en Ricardo Arjona. Amado y odiado por partes iguales, es seguro que el guatemalteco será exitoso tanto en la Quinta Vergara como en el rating: es uno de los artistas que más discos ha vendido en Chile, dispone de una gran cantidad de discos para echar mano y, a pesar de sus detractores, su popularidad no ha disminuido ni un poco.

"Yandel no demostró novedad, pero sí dejó en claro que el género que cultiva sigue igual de vigente."

El cierre, en tanto, correrá por cuenta de Reik, que tiene su fanaticada, y el humor está por verse. El cómico Centella tuvo el favor del público en los festivales de Antofagasta y Olmué, el año pasado, pero es primera vez que está en Viña, y el público suele ser difícil para los humoristas debutantes. Pero la vara ha quedado tan baja tras Dinamita Show que podría tener su golpe de suerte.


Lo más visto en T13