Crédito: BBC 2
“The Fall”: Una serie imperdible
Opinión

“The Fall”: Una serie imperdible

El juego “del gato y el ratón” es una estructura que se ha visto en innumerables series de televisión. Él o la policía que debe ir tras un asesino escurridizo ha estado en demasiadas ficciones y, por eso, en el papel The Fall” parecía otra más sobre el tema.

Pero esta producción inglesa invierte el orden lógico: acá cuesta saber quién es el gato y quién el ratón. Tiene una línea más difusa y el asesino en serie aparece desde el primer capítulo: Paul Spector (Jamie Dornan, a quien veremos en febrero protagonizando “50 sombras de Grey) es un sicólogo casado, padre ejemplar de dos hijos y físicamente atractivo, pero que tiene una doble vida y es un sicópata que comienza a cobrar víctimas a las que mata tras todo un ceremonial que no incluye violación.

Tras él está la detective Stella Gibson (Gillian Anderson, la recordada agente Scully de “Los archivos secretos X”), una mujer independiente y de apariencia tan fría como su objeto de búsqueda. Una mujer fuerte en un ambiente dominado por hombres.

"En The Fall cuesta saber quién es el gato y quién el ratón. Tiene una línea más difusa y el asesino en serie aparece desde el primer capítulo"

Lo interesante de este thriller que no ha llegado al cable, pero cuya primera temporada de cinco capítulos está disponible en Netflix (la segunda, de seis episodios, estará disponible en esa misma plataforma desde el próximo viernes 16), es que al estilo Hitchcock se le muestran todas las acciones del asesino al espectador, convirtiéndolo en cómplice de sus acciones. Y la serie lo exhibe con varios paralelos entre policía-sicópata, sin juzgar a uno u a otro.

No está la pincelada gruesa de una héroe ni de un villano: al comienzo la detective no es particularmente querible ni el asesino un ser tan despreciable. En eso, el guión es brillante para darse el tiempo de profundizar en los personajes y las capas que hay en ellos, especialmente en lo fracturados que son. En lo solos que están y cómo lo sexual se convierte en un desahogo para ambos.

La ficción se toma tanto el tiempo que cuesta no ser seducidos por los dos personajes principales: con la detective, por su camino para encontrar a un brutal asesino, pero también con el sicópata, que podrá cometer atrocidades, pero, como dicen en un momento de la serie, “no es un monstruo, sino un ser humano”, lo que hace inquietante sentir que a ratos den ganas de que no lo atrapen.

También le favorece contar con dos actuaciones brillantes: tanto Anderson como Dornan brindan performances creíbles y sólidas que elevan a “The Fall” a un imprescindible de esta temporada. A la serie que hay que ver este verano.

"Aún no hay claridad de que vaya a tener un tercer ciclo, y quizás no sea necesario: el remate es inesperado y lo suficientemente potente para cerrar ahí una producción de pocos capítulos"

La primera temporada es trepidante y la segunda profundiza más en el drama y puede resultar más sórdida en la relación que establece el asesino con una quinceañera, pero sus dos últimos capítulos son realmente un lujo.

Aún no hay claridad de que vaya a tener un tercer ciclo, y quizás no sea necesario: el remate es inesperado y lo suficientemente potente para cerrar ahí una producción de pocos capítulos, pero que ya está entre las mejores series que se han visto en los últimos años.


Lo más visto en T13