Crédito: Agencia Uno
¿El soborno ya no es noticia?

¿El soborno ya no es noticia?

Este lunes en T13, el segmento Digan La verdad reveló una dura acusación. El entrenador de Santiago Morning, Hernán Godoy, denunció la sospechosa postura de jugadores de Magallanes en la penúltima fecha, cuando enfrentaron a Coquimbo y perdieron 1 a 4.

Coquimbo luchó hasta el final del torneo de Primera B por escapar del descenso. Fue colista por varias fechas, pero el equipo supo repuntar en base a triunfos, aunque también levantando suspicacias

"En los tiempos que corren, sin embargo, pareciera que el hombre del maletín ya no es noticia, ni la ética deportiva un objetivo"

Ya a principios de abril, los "Piratas" vencieron 3 a 1 a Cobreloa desatando veladas acusaciones sobre la conducta deportiva de los loínos. Ante el derrame de rumores, el arquero "naranja" Jorge De Olivera "salió a cortar" los murmullos afirmando  que sus compañeros no se habían dejado perder.

Esta vez "Clavito" fue más directo: "Magallanes con Coquimbo es asqueroso. Yo fui a ver el partido, jugaban los centrales y tenían una pichanga atrás. Yo hablé con Nacho Prieto (director deportivo de Magallanes) y él me había prometido que se iba a jugar muy leal y transparente, pero el presidente dijo otra cosa"

Los dardos de Godoy apuntan al presidente "carabelero", Anselmo Palma. Grave, más allá de la denuncia en sí misma, en tanto presume de soborno con complicidad directiva. 

Antes, el gerente general de Santiago Morning, Luis Faúndez, se había referido al mismo partido pero apuntado a la ética del entrenador magallánico, Pablo Abraham. Faúndez también quedó convencido de que los "albicelestes" habían jugado para atrás

¿Hubo entonces pago por dejarse perder? El llamado hombre del maletín es un viejo personaje del folclor futbolero. Siempre anónimo, trabaja desde las sombras para un club involucrado en definiciones importantes al cierre de cada torneo. Su misión es estimular con dinero a otros equipos cuyos resultados beneficien al club para el cual trabaja. Cuestionado desde hace décadas por sus incentivos económicos, se vuelve sencillamente  inaceptable cuando paga por dejarse perder. O sea, cuando soborna

"Desgraciadamente la plata se está comiendo todo. Incluso el libertinaje directivo y el soborno, temas que hoy parecen dar lo mismo"

En los tiempos que corren, sin embargo,  pareciera que el hombre del maletín ya no es noticia, ni la ética deportiva un objetivo

La denuncia sobre Coquimbo no ha llegado a la ANFP, y difícilmente llegará conforme Santiago Morning ya se liberó de descender. Los magallánicos acusados tampoco han sacado el habla, al menos públicamente. ¿Se animarán acaso los defensas Franco Medina y Rodrigo Brasesco a defender su honra frente a la acusación de Hernán Godoy? 

Lamentablemente la estructura del fútbol actual alimenta los malos pensamientos.  En Coquimbo, por ejemplo, la sociedad que controla al club tiene como accionista a Augusto González, ex dirigente de Cobreloa, uno de los clubes apuntalados por jugar a media máquina contra los porteños. El que manda en la SADP es Sergio Morales, quien se formó como representante de jugadores, y también conserva relación con integrantes de otros clubes. 

El problema es de fondo: el mismo Faúndez de Santiago Morning estaba listo para comprar acciones de Deportes Concepción en caso de que el "Chago" bajara a Segunda División. Para él, por sobre los apegos, la identificación  u otras consideraciones afectivas, cambiarse de club es cosa normal en nuestra actual realidad mercantil.

Desgraciadamente la plata se está comiendo todo. Incluso  el libertinaje directivo y el soborno, temas que hoy parecen dar lo mismo. 


Lo más visto en T13