Crédito: @Muni_Renca
¿Hijos ilustres?

¿Hijos ilustres?

Cuando parecía que los homenajes a la selección chilena terminaban, nuevas condecoraciones hicieron noticia. 

Nicolás Castillo fue nombrado hijo ilustre de Renca, comuna que ya había distinguido así a Eduardo Vargas. En Ovalle, Enzo Roco recibía un tributo similar, mientras en Antofagasta la comunidad debatía si era procedente o no darle el mismo reconocimiento a Erick Pulgar.

El honor recaía sobre tres jugadores que fueron suplentes en la Copa América: Castillo entró solamente en el partido final, más allá de su certero penal que encaminó a "La Roja" al título. Roco jugó treinta minutos en todo el torneo y Pulgar sesenta

"En décadas pasadas, los requisitos para designar a un hijo ilustre en Chile tenían que ver con aportes concretos al progreso de los pueblos"

Me pregunté entonces qué requisitos debía tener un ciudadano para recibir tal condición. Rápidamente noté que el deporte solía ofrecer candidatos idóneos. Destacados exponentes como Iván Zamorano, Arturo Vidal, Marcelo Ríos y Alexis Sánchez, entre otros, ya eran hijos ilustres de sus respectivas comunas. 

La contribución de Alexis, por citar a uno, ha sido  evidente. A su fama, sumó en Tocopilla donaciones para el desarrollo deportivo regional. También es celebrada su visita anual con regalos navideños para los niños de la zona. 

En décadas pasadas, los requisitos para designar a un hijo ilustre en Chile tenían que ver con aportes concretos al progreso de los pueblos. Conllevaban acciones en favor de los demás, un perfil humano intachable, maduro, y la aprobación colectiva del elegido en virtud de sus valores. Generalmente se apuntaba a ciudadanos sobresalientes en su ámbito, incluso extranjeros: Gabriela Mistral fue declarada hija ilustre de Vicuña, Violeta Parra fue homenajeada en San Carlos, y en Santiago el honor recayó, entre otros, en el Dalai Lama. 

Pero la cultura popular y la política permearon progresivamente las barreras de acceso. Al mismo tiempo la probidad de los elegidos se relativizó. Augusto Pinochet fue hijo ilustre de Iquique y Temuco, por ejemplo. Cristián Labbé, otro ex militar procesado, fue nombrado en Isla de Pascua. A su vez en Hualpén, el ex alcalde Marcelo Rivera fue postulado para convertirse en hijo ilustre pese a tener acusaciones de fraude al fisco y cohecho.

Más pintorescos y mucho más limpios suenan los casos de Américo y Manuel García, cantantes identificados con Arica, actores como Luis Alarcón o Tennyson Ferrada, o el humorista Daniel "Bombo" Fica, hijo ilustre de Purén.

"Si la lista nacional de hijos ilustres ya tuvo a dictadores, corruptos y pederastas (Fernando Karadima fue hijo ilustre de Providencia), sean bienvenidos a la casta los nuevos campeones de América"

Un destacado historiador emparentado con el fútbol me agrega que, si bien los deportistas también eran convocados en el pasado para sobrellevar el rótulo, la designación no les llegaba sino hasta después de su retiro. "Ahora es mucho más presuroso todo, al igual que el bautizo de calles con sus nombres", dice. 

Así, en un Chile que ensalza el éxito, fomenta la competencia frenética y respeta cada vez menos las tradiciones, no parece descabellado que personajes secundarios de la gesta neoyorkina alcancen honores antes reservados a personajes de excepción. Si la lista nacional de hijos ilustres ya tuvo a dictadores, corruptos y pederastas (Fernando Karadima fue hijo ilustre de Providencia), sean bienvenidos a la casta los nuevos campeones de América. Y por la puerta grande. 


Lo más visto en T13