Crédito: Agencia Uno
La cortina de la Copa América

La cortina de la Copa América

Desde hace décadas, los enemigos del fútbol sostienen que el espectáculo distrae a la masa de los problemas sociales. Incluso le llegaron a definir como el opio de los pueblos, una tesis que afortunadamente pierde peso en un presente donde las nuevas redes multiplican las posibilidades de informarse.

En la actualidad, y por más que la Copa América amenace con tomarse la pauta mediática, igual nos enteramos del paro de profesores, del otro que afecta al transporte público, y de los escándalos políticos.

Lamentablemente, y por si fuera poco, el deporte criollo también derrama noticias poco alentadoras. Estas pasan más inadvertidas bajo la cortina copera, pero no pueden obviarse: la fiesta de selecciones tiene prematura fecha de vencimiento.

Tras la Copa se disputarán los Juegos Panamericanos de Toronto. El evento ya confirmó la ausencia del gimnasta Tomás González, y desata polémicas internas por el abanderado chileno. Reconocidos deportistas cuestionan el mecanismo de elección popular por internet, así como también a los candidatos propuestos por el sitio receptor, entre ellos la atleta Isidora Jiménez. El alcance de la web y el incierto perfil de los navegantes aumenta los reparos. Pelea loable si se trata de portar un símbolo patrio, aunque también el protagonismo del  designado puede reportarle a éste mejores réditos desde los auspicios.

El caso de Claudio Naranjo tampoco tiene la tribuna que en períodos normales podría alcanzar. El basquetbolista quedó con firma semanal y arraigo nacional tras ser formalizado por la violación de una seleccionada menor de edad durante los Juegos Odesur 2014. ¿Qué antecedentes determinaron este dictamen? ¿Qué dice la defensa de Naranjo? ¿Por qué es posible que sucedan estos eventos durante una competencia deportiva? La difusión y el análisis profundo por ahora esperan su turno.

En nuestro fútbol de cada día, como en las páginas económicas, también podemos develar una baja en el cobre. El campeón chileno, Cobresal, lejos de potenciarse para la futura Copa Libertadores, se desprendió de su entrenador Dalcio Giovagnoli, y de figuras relevantes como su arquero y capitán Nicolás Peric. De vuelta no compensó con grandes refuerzos hasta ahora, y designó como nuevo técnico a Arturo Norambuena, quien no ha dirigido en primera división, y que oficiaba de ayudante en el fútbol boliviano. A la luz de los hechos, la ambición por competir es nula. ¿Qué sentido tiene así participar?

Pero siempre puede ser peor:en Calama, como si el descenso hubiese sido un golpe insuficiente, Cobreloa sigue provocando escándalos. El club tiene en funciones a dos directivas paralelas, duplicando hacia abajo el personal deportivo. En un entrenamiento llegaron dos cuerpos técnicos a comandar la práctica. De un lado estaba Alejandro Hisis a la cabeza; en el otro César Bravo y Roberto Spicto, según informó El Mercurio. Y sin sumar que debiese asumir  un ex entrenador de San Felipe  por orden del regente Augusto González. Un desorden impresentable, impropio de fútbol profesional. Finalmente vergonzoso para cualquier tipo de organización. 

La Copa América cubrirá la agenda deportiva, y tal vez nos regale imágenes tan festivas como memorables. El punto es no olvidar que, tras la cortina, sigue exhibiéndose nuestra cotidiana función.


Lo más visto en T13