Crédito: Agencia Uno
¿Qué diablos tiene Valdivia?

¿Qué diablos tiene Valdivia?

Jorge Valdivia siempre es noticia. Así sea por el carabinero que se parecía a él y colmó las redes sociales, o el impresionante doble que descubrió el sitio lacopaestaenel13.cl en un ochentero equipo de Naval.

Pero más allá de la anécdota, el Mago recibe una vez más atención prioritaria desde Juan Pinto Durán. La Copa América está cerca y el empeño técnico por retener en la lista final a Jorge Valdivia es extremo. Tal es la dedicación que el fisioterapeuta de la Roja, José Amador, se mudó nuevamente a Brasil para seguir los pasos del mediocampista. Allá comprueba una vez más, y junto al técnico del Palmeiras, Oswaldo de Oliveira, que el jugador no resiste  90 minutos. Nada muy nuevo; sin embargo Jorge Sampaoli hace vista gorda, y hasta parece dispuesto a alinearle sólo en algunos partidos de la Copa.

La devoción por el volante no es exclusiva de don Sampa. Antes, y pese a sus negativos antecedentes conductuales, se rindieron ante sus encantos Nelson Acosta, Marcelo Bielsa y Claudio Borghi. Lo mismo podemos decir de sus entrenadores brasileños, donde el chileno regala trucos desde el 2006.

A nivel conductual, los méritos de Valdivia para no estar en la selección han sido variados: el Puertordazo (2007), el Bautizazo (2011), o su desayuno “reponedor” en el Tavelli (2011). La lista sigue para atrás hasta las cadetes de Colo Colo, donde los incidentes del bisoño futbolista fueron múltiples.

Hay también arrebatos al menos discutibles: llamar a Bienvenidos a un mes del Mundial de Brasil para refutar a la modelo Sandy Boquita, o renunciar a la Selección por twitter hace poco tiempo. Sí, la misma Selección que hoy le hace arrumacos a domicilio.

No serán motivo de estas líneas los deslices sentimentales del hombre porque no corresponde ni tienen que ver con fútbol. Por lo demás los antecedentes anteriores bastan y sobran para hacerse la pregunta: ¿por qué ante tan evidentes faltas físicas y disciplinarias Valdivia sigue  obsesionando a los entrenadores? ¿Qué diablos tiene el Mago que seduce tanto?

Es obvio e indesmentible que su talento futbolístico es excepcional. Sin embargo al revisar su historial, tampoco parece haber explotado sus capacidades al máximo. Y ya pasó los 30 años.

Ganó un torneo paulista y un par de copas en Emiratos Árabes, pero no hizo gran historia en Europa (España, Suiza). En la selección ha disputado 61 partidos, y yo al menos no recuerdo más de cinco realmente notables: con Colombia el 2009, con los suizos en el Mundial de Sudáfrica, el gol contra Australia en Brasil, y un par de amistosos de menos importancia. En síntesis, una figura tan desequilibrante como intermitente.

Algo más debe haber para rodear a Valdivia de cuidados y privilegios pese a su irregularidad.  Quizás en los entrenamientos (que no podemos ver) haya respuestas  más concluyentes. Por mientras, soñemos con que en junio y julio la magia nos encandile  a todos. Y para siempre. 


Lo más visto en T13