Crédito: endurancechallenge.cl
Superhombres anónimos

Superhombres anónimos

Se viven días en rojo. La fiesta del Mundial Sub 17 se tomó la agenda deportiva, así como en su momento lo hicieron las clasificatorias rumbo a Rusia 2018.

Si alguien demanda otros deportes, tiene como alternativa el Mundial de Rugby, con emocionantes partidos rumbo a las semifinales. La victoria Argentina sobre Irlanda, y el estrecho desenlace de Australia-Escocia fueron envolventes, incluso para quienes no somos especialistas de la ovalada. 

Sin embargo, también ha habido logros deportivos que ameritan algo más que una mención al paso. Quisiera subrayar, particularmente, el Endurance Challenge disputado en Santiago.

¿Sabía usted que en esta carrera los atletas más osados recorren 160 kilómetros? Si lo sabía, ¿compartimos que se trata de una aventura increíble? Difícil opinar lo contrario. 

Ya habíamos visto pruebas nocturnas alumbradas con linternas, así como también desnivelados senderos en altitud.  Menos común y más rudo parece enfrentarse a las dificultades climáticas del circuito, por ejemplo el frío nocturno, a veces nieve incluso.  

Esta expresión de este Trail Running se ha manifestado también en otros países como Argentina, Estados Unidos o Ecuador. Para participar, se exige una ficha médica completa donde no puede faltar detalle. El riesgo de desvanecerse es alto.

Como todo deportista “en serio”, los competidores cargan sobre sus hombros una preparación extrema. Para ellos, ponerse a prueba junto a otros runners extremos en medio de la naturaleza  es mucho  más sabroso  que los  placeres cotidianos de la mayoría. Y no ganan millones como los profesionales de deporte más masivos. Lo suyo es vocación pura. 

El circuito recorrió 7 comunas del sector alto de Santiago, cerca de la precordillera. Se anotaron más de 2.500 competidores en distintas distancias, los más valientes en 160K. En esta edición -la cuarta en Chile-, debutaron los pacers o compañeros de ruta para los más avezados, y es que el tramo demanda tanto apoyo como seguridad. Los pacers no abastecen de agua ni alimento a los protagonistas. Para beber hay puestos específicos, así como también para comer chocolates, pasta o frutos secos. A la extensión de la prueba, súmele entonces un durísimo reglamento

La mejor noticia fue que, entre los superhombres, brillaron dos chilenos: la ultramaratonista Marlene Flores en damas y Enzo Ferrari en varones. Marlene ganó la serie femenina con poco menos de 27 horas en su reloj. Una sureña que no deja de superarse ni de sorprender. Notable.  

Ferrari, superó a dos rivales argentinos con 23h 20m 11s. Vinieron atletas de una decena de países, pero el mejor de todos estaba en casa. 

Es difícil creer que estos superhombres existan. Más aún que habitan entre nosotros. Y todavía más inverosímil es que sepamos tan poco de su vida en nuestra cobertura deportiva tradicional. 

Lamentablemente sobresalieron en medio de otros grandes eventos deportivos; no obstante aquello, y que sirva de mea culpa, merecían mucho más que 30 segundos en TV o un recuadro en el diario. 


Lo más visto en T13