Crédito: Agencia Uno
Victimizando a la Sub 17

Victimizando a la Sub 17

Los seleccionadores menores  ya son historia. La bochornosa presentación de Chile en el Sudamericano Sub 17 desató una pataleta colectiva. “Fuera Tocalli”, “Fuera Grelak”, decían las redes, salpicando también a la dirigencia de la ANFP por pecados más diversos, entre ellos el formato de los torneos juveniles o el despido del entrenador anterior.

No hay que ser experto para entender que el proceso técnico fracasó. En categorías Sub 20 y Sub 17 los desenlaces fueron penosos, y en el mundo del fútbol, como en cualquier empresa, la evaluación siempre comenzará por los resultados. En Paraguay no había dos lecturas: Chile fue el único equipo de la competencia sin puntuar. Y lo que es peor, con deficiencias básicas en el juego.

Pero más allá de lo anterior y las cofradías argentinas (evidentes y reprochables), poco y nada se ha examinado la conducta de los jugadores. Así como los dirigentes organizan y los entrenadores planifican, los futbolistas ejecutan. ¿Qué pasó con esa ejecución?

"En categorías Sub 20 y Sub 17 los desenlaces fueron penosos, y en el mundo del fútbol, como en cualquier empresa, la evaluación siempre comenzará por los resultados"

Chile recibió un promedio de tres goles por partido. Rendimiento defensivo paupérrimo, que  puede simbolizarse en el blooper de Zacarías López ante Ecuador. El zaguero Diego González le tocó la pelota y el arquero, en vez de rechazar, titubeó en beneficio del delantero Washington Corozo, quien le arrebató el balón y anotó.

La inseguridad, el  nervio, la irresponsabilidad, podrían apuntar al trabajo sicológico del equipo. Sin embargo, en el caso particular de López, el arquero sabe desde su club, desde el barrio, desde la cuna, que estando apremiado en el área hay que reventar la pelota. ¿Por qué ésta y otras máximas del fútbol no fueron acuñadas por deportistas que son de selección?  Soltar una marca, cometer faltas riesgosas, o “pajarear”, ¿no conllevan también  un deber personal del que hacerse cargo?

"La rabia contra Tocalli y Grelak les blindó en esta pasada, pero es necesario que los jóvenes también asuman su parte en la debacle"

Okey, el trabajo táctico, físico y mental de los técnicos no se reflejó en la cancha. Pero así como en nuestro país los jóvenes se suman con total validez a las quejas ciudadanas, o adelantan resueltos su vida sexual, es hora de que también respondan por sus deberes. A los 16 años los futbolistas ya no son niños, aunque la prensa y la ANFP los miren como tales.

El fútbol es un espectáculo público abierto al juicio. La rabia contra Tocalli y Grelak les blindó en esta pasada, pero es necesario que los jóvenes también asuman su parte en la debacle. La Sub 17 no liquidó sus carreras; al contrario, el golpe fue una cruda pero muy útil lección. En octubre, sin ir más lejos, se les viene el Mundial.   


Lo más visto en T13