Crédito: Agencia Uno
¿Vidal versus Bravo?

¿Vidal versus Bravo?

No pasaron horas del empate entre Juventus y Real Madrid para que comenzáramos a frotarnos las manos ante el "inminente" duelo de chilenos en la final de la Champions: Arturo Vidal vs Claudio Bravo.

Lo común es situar la exageración en la trinchera periodística, pero en esta pasada fue el twitter de Colo Colo el primero en subirse a las congratulaciones, incluyendo la molesta reacción del arquero del Barcelona: 

El manejo de ByN con sus ídolos es cuento aparte, y harto se ha escrito al respecto. Mi inquietud va por sincerar una venta mañosa.

Si bien tener a dos chilenos en las plantillas finalistas de la Liga de Campeones es un orgullo - también se ha escrito bastante de esto - , al revisar las campañas de uno y otro se denotan marcadas diferencias.

El protagonismo de Vidal es indiscutido. Jugó 11 partidos, marcó un gol y estuvo en selecciones ideales durante el torneo. En la refriega tampoco se resta: fue de los más rudos con 31 faltas, y recibió otras 22. El Rey Arturo lentamente  ha recobrado su valor en la Juventus. Además viene de ganar el Scudetto italiano por anticipado.

La incidencia de Bravo en la Champions es casi opuesta: no ha jugado un solo partido. Seguramente le mete presión positiva al titular Ter Stegen, es un aporte para el grupo y blinda al entrenador Luis Enrique en caso de imprevistos; sin embargo en la cancha el chileno no influye aún.

El hincha es mezquino, por eso es hincha. Y a mí también me hubiese gustado que Bravo fuese titular en el torneo, pero no podemos desconocer los méritos de su colega alemán. Al frente ha tenido delanteras poderosísimas, como la del Manchester City, el Bayern Munich o el Paris St.Germain. Se enfrentó al Kun Agüero, a Cavani, a Ibrahimovic, a Müller, a Lewandowski, y en ninguna llave perdió. Seguramente dejó ver algunos ripios en el camino, pero su  tapada desde la línea en la última semifinal contra el Bayern demostró que el muchacho ataja en serio. 

Lo más probable es que Ter Stegen sea el titular en la final, y nunca veamos el duelo de chilenos en Berlín. Por lo demás el mundo parece más pendiente de otros enfrentamientos, como el de Messi vs Tévez, o el del uruguayo Luis Suárez con el italiano Chiellini, a quien mordió en el Mundial de Brasil. 

Lo pasaremos mejor disfrutando el Barcelona vs Juventus por lo que vale en sí mismo. Debiese ser un partidazo, con el colorido que sólo la Champions League puede ofrecer. Y más encima con Arturo Vidal en el reparto. 

Valorémoslo mientras Bravo escribe su propia leyenda en la liga española. Esa también viene con épica y merecerá blog aparte. 


Lo más visto en T13