Mi reina, ¿qué va a llevar?
Opinión

Mi reina, ¿qué va a llevar?

Si bien el tiempo de los fines de semana en época de fin de año escasea, algo me pasa que de sólo pensar en ir al a feria me sube el ánimo. Y si a eso le agrego que tengo un flamante carro y un ayudante personal que feliz se gana un billetito mientras picotea todo lo que le regalan, la compra de frutas, verduras, queso, huevos y las novedades que hayan de temporada pasa a ser un panorama.

Es mi referente de lo que es calidad de servicio y una experiencia de compra memorable. Esta es mi bitácora de los 7 puntos que me dejan, como dice mi ayudante personal, “con cara de emoticón carita feliz”.

1.- Me conecto con el humor y la “chispeza” del chileno que a veces cuesta encontrar en otras partes. Disfruto ese chileno de la talla, el Goyo de Pituca sin Lucas y los “Fruteros” de los comerciales de jugos. Me conecto con la maravilla que es comprar riéndose. Esto es lo que en lenguaje de las áreas comerciales se llama “activación del punto de venta”… aquí en la feria la “activación” es en su estado natural: gestionada por el casero que usa recursos como el buen grito, el despliegue de todos los colores y brillos de sus productos y, sobre todo, el humor y la talla que hace olvidar todos los kilos de más y lo poco arreglada que salgo los sábados en la mañana.

"En la feria los precios no terminan en 99 ni hay porcentajes de descuento que tengo que decodificar para llegar al precio final. El 3 x $1,000 la lleva."

2.- Me conecto con lo simple, con lo básico que también es fundamental: aquí los precios no terminan en 99 ni hay porcentajes de descuento que tengo que decodificar para llegar al precio final. El 3 x $1,000 la lleva. Buen espacio además para ejercitar las matemáticas con cachorro ayudante.

3.- Me conecto con la relación cara a cara con el casero que muchas veces es el dueño del negocio o es familiar, el feriante que tiene nombre (en mi caso, “el Pablo”): que pone la cara y la próxima semana le puedo reclamar si algo no me salió bueno. Y me lo cambia y me da yapa y lo único que quiere es que le siga comprando.

4.- Me conecto con el chileno emprendedor: a mi casero Pablo lo conozco hace 8 años… un microempresario de tomo y lomo. Hoy su local tiene Redcompra y varios m² más. Y así como él, en la Feria Tobalaba está el puesto de quesos, frutos secos y aceitunas que a falta de números electrónicos tiene su sistema manual funcionando a la perfección para atender a todos los que nos agolpamos ahí.

"El pone el hombro, si alega no lo hace de cara a los clientes que vamos a comprar como me suele pasar en el retail."

5.- Me conecto con el chileno que le pone el hombro, que si alega no lo hace de cara a los clientes que vamos a comprar como me suele pasar en el retail. Es un chileno que seguro está enfrentando las dificultades de conseguir buenos precios para los productos que uno quiere en esta época, que tiene un ritmo de campista con el arme y desarme del puesto todos los días y que parte al alba… pero gestiona su incertidumbre y su cansancio en forma notable traspasando confianza y certezas.

Feria2900x690

6.- Me conecto con Chile y doy gracias por la riqueza y belleza de las frutas y verduras que tenemos en esta época. Todo habla de color, de olores, de texturas que tienen ese appeal de las teleseries turcas pero en versión comida. Y así de pasada ir contándole a mi ayudante personal sobre Chile, los climas, los productos estacionales, lo que exportamos, lo que nos llega de Perú y Ecuador y así le ponemos a la jornada el componente formativo.

7.- Me conecto con la gente que está en la misma que yo: disfrutando un rato la talla, el humor, el paseo familiar, la relación cara a cara, la degustación del caudal de riqueza que tenemos en los productos y me conecta, sobre todo, con los diálogos que escucho de chilenos que quieren y pueden conversar y echar la talla cuando hay un piso de confianza. Y nadie pelea.

Como siempre, el fin de año se vive con tensión. Mi paseo sabatino por la feria me devuelve con un carrito cargado de colores y sabores saludables y, sobre todo, con una buena carga de endorfinas que por lo menos me dura hasta el domingo en la tarde.


Lo más visto en T13