Crédito: Flickr: www.flickr.com/photos/nocas/
Un minuto extra
Opinión

Un minuto extra

El fin de semana pasado una amiga me comentó lo que ya tantas veces he escuchado a tantas mujeres: el problema que significa la comida en su casa.

Que cada vez que van al supermercado no saben qué comprar, que terminan llevando lo mismo de siempre, y finalmente la comida en sus mesas varía la nada misma, haciendo de el “qué vamos a comer hoy” una verdadera tortura. 

Personalmente soy incapaz de ir al supermercado sin una lista. Como soy tentada, termino comprando de todo, muchísimo más de lo necesario y gastando el doble del presupuesto. Para mi armar un menú y una lista de compras es como un salvavidas familiar.

"Para mi armar un menú y una lista de compras es como un salvavidas familiar."

Por eso le pregunté a mi amiga por qué no planificaba un poco antes, y ante su cara de lata profunda le propuse que nos sentáramos a diseñar una semana de comidas. Le sumamos el desafío de no demorarnos más de 10 minutos. Al final estuvimos 30, pero hicimos un mes completo. 

Armamos un menú con 4 características esenciales: rico, variado, saludable y barato (ideal para esas resoluciones de año nuevo de comer bien y adelgazar un poco).

Además distribuimos los platos que requerían más dedicación para esos días con más tiempo como el sábado y el domingo, mientras que para la semana elegimos puras preparaciones rápidas y fáciles, porque cabe agregar que mi amiga trabaja y tiene tres niños en edad escolar, o sea que tiempo no le sobra.

Mientras hacíamos este ejercicio se me venía a la mente un personaje que conozco, que ha pasado su vida en altos cargos ejecutivos de empresas internacionales, y que repite constantemente que “con un minuto extra de planificación, ahorras horas de implementación”. Es una combinación bastante simple, y en términos de eficiencia es bastante provocativa. Entonces ¿por qué no la vemos más a nuestro alrededor?

"¿Habría sido diferente la implementación del Transantiago si se le hubiese dedicado un mes más de planificación? ¿Habrá valido la pena el apuro por aprobar la reforma tributaria o solo nos traerá dolores de cabeza en su ejecución?"

Si miramos la contingencia nacional y esa cocina de reformas estructurales en todas las áreas abarcables por las políticas públicas, no podemos sino preguntar qué pasaría si le dedicáramos un poco más de tiempo a la planificación, antes de apresurarnos hacia la ejecución.

¿Habría sido diferente la implementación del Transantiago si se le hubiese dedicado un mes más de planificación? ¿Habrá valido la pena el apuro por aprobar la reforma tributaria o solo nos traerá dolores de cabeza en su ejecución? ¿Estamos haciendo lo correcto con acelerar reformas como la educacional y laboral?

¿Qué pasaría si, como con ese menú mensual, nos sentáramos unos minutos extras para armar con tranquilidad la lista de compras? Puede ser una actividad fome, y efectivamente no es panorama para nadie, pero quizá, solo quizá, podríamos evitarnos algunos de esos avasallamientos y engolosinamientos propios de los que actúan sin planificar. 


Lo más visto en T13