Auditoría al Metro: Línea 1 es especialmente vulnerable y nuevas líneas agravarán problemas

Reporteros de Teletrece tuvo acceso exclusivo al documento que indagó las continuas fallas al sistema de transportes subterráneo de la capital.

El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, lo adelantó ayer en la sesión especial sobre las fallas del Metro de la Cámara de Diputados, donde expuso algunas de las falencias comprobadas en la auditoría externa.

El documento, elaborado por un comité de expertos luego de las fallas en agosto a las líneas 4 y 5, establece desde un comienzo que “el sistema de Metro de Santiago ha crecido de manera considerable sin alterar significativamente su organización y procedimientos”.

Asimismo, después de la implementación del Transantiago y la integración de sus usuarios al Metro desde 2007 “se ha elevado considerablemente la complejidad del sistema, produciéndose problemas inéditos”.

En dicho sentido, el informe es lapidario: “La próxima habilitación de las líneas 3 y 6 agravará esta situación”.

Antigüedad de la Línea 1 la hace “especialmente vulnerable”

De igual modo se señala que la línea 1, una de las más utilizadas por los santiaguinos, “es especialmente vulnerable a fallas relacionadas con los equipos y a la escasez de repuestos que ya no se fabrican en forma regular”.

¿Las razones? De acuerdo al análisis, lo que principalmente hace que la línea 1 sea susceptible a fallas es “su antigüedad y su demanda considerablemente mayor a la de las otras líneas”.

Mala implementación de la línea 4

La auditoría determinó además que la construcción de la línea 4 significó introducir “tecnologías completamente diferentes, tanto en la infraestructura como en el material rodante y los sistemas de explotación”.

"La mayor demanda registrada en los últimos años no sólo provocó mayores necesidades de mantenimiento, sino gastos adicionales"

Según el informe, aquella tecnología nueva no fue acompañada de una adaptación de los sistemas de mantenimiento, ni tampoco de un “adecuado entrenamiento al personal de supervisión”.

Gastos adicionales y reducción de personal

“La mayor demanda registrada en los últimos años no sólo provocó mayores necesidades de mantenimiento, sino gastos adicionales que deterioraron el resultado operacional de Metro”, sostiene el documento.

A su vez, indican que a raíz de ello se generó una presión por reducción de costos que se tradujo en sustitución del personal, disminución de repuestos y “supresión de diversas actividades estimadas prescindibles”.

"Personal de larga experiencia ha sido sustituido por profesionales, técnicos y trabajadores de muy poca o ninguna experiencia"

Sustitución de trabajadores

El documento concluye que el reemplazo de trabajadores “ha provocado descapitalización técnica de Metro”.

“Personal de larga experiencia ha sido sustituido por profesionales, técnicos y trabajadores de muy poca o ninguna experiencia en la especialidad que constituye Metro, sin un adecuado proceso de transición”, indican.

El informe concluye que por estos cambios se ha producido una baja en la moral de los trabajadores del Metro. “Aparentemente la sustitución del personal antiguo no siempre ha correspondido a la renovación natural de la organización y en su reemplazo no se ha considerado personal interno experimentado”.

¿Qué dijeron los expertos extranjeros?

Por su parte, la investigación elaborada por los expertos internacionales Serge LaGrange, Pierre Leprise, y Guillaume Bougeard critica, entre otras cosas, el mantenimiento de los trenes, aunque lo destaca como un Metro “al nivel de los mejores referentes mundiales”.

De igual modo calificaron las fallas en agosto como una “debilidad de gerenciamiento en suplemento de un problema técnico” y eventos inherentes a redes del tamaño de esta.

Según estos expertos “el crecimiento del Metro de Santiago llega a un punto de inflexión. Y la llegada de las dos líneas automáticas pone preguntas para el futuro”.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13