Canadá y el Papa: los héroes detrás del acuerdo EE.UU. - Cuba

Mientras Ottawa garantizaba el secreto de las reuniones, el Vaticano ayudaba a llevar a Cuba a la mesa.

Crédito: AP
Canadá y el Papa: los héroes detrás del acuerdo EE.UU. - Cuba

Hace 18 meses que se venía cuajando el paso histórico que hoy dieron Barack Obama y Raúl Castro. Mientras toda América -y el Mundo- era testigo de cómo Washington y La Habana comenzaban a regularizar sus relaciones, dos espectadores privilegiados miraban sin sorpresa lo que estaba ocurriendo: Canadá y el Vaticano

Y es que ambos Estados se transformaron en esos héroes desconocidos pero indispensables para llevar adelante un acuerdo de este tipo. 

Tal como revela la prensa norteamericana, hace año y medio, comenzaron conversaciones reservadas bajo el patrocinio del gobierno canadiense del primer ministro conservador, Stephen Harper

La labor de Canadá habría sido resolver dos temas: garantizar el secreto de los contactos y brindar un lugar físico para las conversaciones que no podían realizarse ni en suelo estadounidense ni cubano.

Las buenas relaciones de Ottawa con ambas partes daban buen augurio a su patrocinio. En todo caso, según fuentes de EE.UU., el rol de su vecino del norte sólo fue el de ser anfitrión y garante de las condiciones del encuentro ya que no tuvo ninguna participación en las negociaciones. 

Más complejo fue el rol del Vaticano, y en especial el del Papa Francisco quien tuvo la responsabilidad de llevar a Cuba a la mesa. A diferencia de Canada, la Santa Sede sí habría tenido un rol activo en la negociación, al punto que el Santo Padre envió, en el verano boreal, sendas cartas personales tanto a Obama como a Castro instándolos a llegara a un acuerdo. Es más, según la prensa norteamericana, el Papa no sólo habría insistido en el punto durante su encuentro con su par estadounidense en su reunión en marzo sino que habría acogido la reunión que selló las negociaciones secretas

Francisco, como el primer Papa latinoamericano, tenía una posición privilegiada para hacer de enlace entre Washington y Cuba, marcados por medio siglo de desconfianzas que hoy comienzan a quedar en el pasado. 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13