Publican cartas inéditas entre Salvador Allende y Pablo Neruda

Forman parte del libro que será publicado la próxima semana por el diplomático e historiador Abraham Quezada.

Crédito: Fundación Allende
Publican cartas inéditas entre Salvador Allende y Pablo Neruda

El ensayo Pablo Neruda y Salvador Allende. Una amistad, una historia , será publicado la próxima semana y corresponde a una investigación sobre la relación entre ambos personajes, desde 1939, año en que se conocieron. 

El adelanto del ensayo fue escrito por la periodista Rocio Montes en el El País. “¿Cómo dos hombres de la misma generación, de orígenes sociales distintos —Allende de la pequeña burguesía y Neruda de clase media baja—, llegaron a defender con tanta fuerza una misma ideología política en los años 70?”, se pregunta el historiador chileno Abraham Quezada, autor del ensayo.

Según cuenta El País, el texto reúne 15 cartas que Allende y Neruda intercambiaron entre 1969 y 1973, la mayoría inéditas. “Querido Salvador: no he ido a felicitarte porque he estado felicitándome. Supongo que desbaratamos la conspiración. Esto prueba que hay que pegarles fuertes. Ya vendrá el momento”, le escribe Neruda al recién electo presidente. Es 1970.  "…Deberíamos invitar a algunos intelectuales extranjeros al cambio de mando. Para esto me gustaría conversar contigo, someterte una lista probable. Pero habría que hacer invitaciones desde ahora o mandar alguien. Yo puedo invitar por telegrama”, agrega el entonces futuro premio Nobel.  

Abraham Quezada es Doctor en Relaciones Internacionales y diplomático de carrera. Según cuenta EL País, ya ha escrito ocho libros sobre Neruda. “Con las cartas queda en evidencia la cercanía entre Allende y Neruda, no solo por los reconocimientos, saludos y visitas, sino también porque están atentos a aspectos privados del otro, como las fechas de cumpleaños y las de sus respectivas cónyuges”.

Un grupo de las cartas publicadas, inéditas hasta ahora, fueron rescatadas por Tati Allende el día del golpe de estado y que guardó durante su exilio en La Habana. El gobierno cubano se las entregó a la Fundación Allende en 2009. 

El resto del artículo en El País

Lo más visto en T13