¿De qué hablamos cuando hablamos de clase media?

(Foto: Agencia Uno) Deciles de ingreso, ingreso diario pér capita o grupos socioeconómicos son algunos de los puntos de vista que se pueden usar para intentar definir qué es la clase media. Una pregunta que no parece tener una sola respuesta.

¿De qué hablamos cuando hablamos de clase media?

Por Patricia Zvaighaft

La discusión sobre la reforma tributaria ha puesto a la clase media en el centro del debate: la Alianza insiste en que ésta será la principal afectada con la nueva estructura tributaria, mientras el gobierno asegura que será la principal beneficiada. Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de clase media?

La pregunta no parece tener una sola respuesta, y varía dependiendo de quién la conteste.

Los deciles de ingreso

"Desde el mundo de los economistas no existe una definición de clase media", dice Claudio Agostini, economista y académico de la Universidad Adolfo Ibañez. Explica que en su área se trabaja con los deciles de ingreso, donde se habla del 10% más rico, o del decil superior o inferior. "Desde la economía, nunca ha sido tema. El tema siempre es el decil de ingreso, que lo sabemos medir y es más entendible". Un buen indicador, sostiene, es la Encuesta Casen donde estos se encuentran bien definidos.

Una de las medidas que utiliza la encuesta en su análisis es la distribución del ingreso por decil de ingreso autónomo per cápita del hogar. El ingreso autónomo es el ingreso por sueldos y salarios, así como otro tipo de ganancias. Y la cifra per cápita se obtiene dividiendo el total de ingresos de cada hogar por el número de integrantes del mismo.

Los ingresos diarios

En el informe "La movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina", publicado por el Banco Mundial en 2012, los integrantes de la clase media son definidos como aquellos con un ingreso de entre US$10 y US$50 por día y per cápita. "Este nivel de ingreso proporciona una mayor capacidad de recuperación ante eventos inesperados y refleja una menor probabilidad de volver a caer en la pobreza", precisa.

Para Francisco Klapp, economista e investigador de Libertad y Desarrollo, ésta es una buena definición de qué es la clase media, aún cuando asegura que no hay una sola. De acuerdo a un informe del centro de estudios, considerando este concepto, los ingresos anuales de una familia de clase media de cuatro integrantes oscila entre US$14.600 y US$73.000, es decir, aproximadamente entre casi $500.000 y $2.500.000 mensuales.

La clase trabajadora

"En Chile existen más bien estratos medios", explica Alexander Paez, sociólogo e investigador de la Fundación Sol, quien asegura que es complejo hablar de una clase media para referirse al grupo de personas que en la distribución de ingresos se encuentra entre los ricos y pobres. Tras ese debate, sostiene que queda oculta una gran clase trabajadora, que por cierto es muy heterogénea, y que finalmente es el principal actor en el país.

Asimismo, en la discusión sobre la clase media, la organización cuestiona que no se considera la extrema desigualdad del país -de acuerdo a sus análisis el 1% acumula el 30,5% de la riqueza, mientras que el 50% de los trabajadores gana menos de $263.000- y el nivel de endeudamiento: "Hasta qué punto puede ser considerado clase media, una que se sostiene con endeudamiento".

Agrega que en la literatura, la clase media se caracteriza por sus gastos, estos superan los gastos de supervivencia, pero tampoco llegan al nivel de gasto de lujo, como lo podría hacer una persona de altos ingresos. A raíz de ello, Paez explica que una definición teórica de este grupo social incluiría a "aquellos hogares, que a partir de sus propios ingresos y del gasto que tienen, son capaces de ahorrar. Esa capacidad de ahorro la tienen muy pocas personas en Chile".

Esto también puede incluir endeudamiento, pero siempre cuando éste sea para aumentar el patrimonio, por ejemplo un crédito hipotecario, pero no cuando éste sea para subsistir, como alimentación o vestuario.

Los grupos socioeconómicos

Un documento de trabajo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), denominado Estratificación en Encuestas de Hogares, explica cómo las metodologías construidas por los estudios de mercado se han instalado como medida estándar para la comprensión de los grupos socioeconómicos (GSE) debido a su simplicidad . Así en muchos casos se utiliza la denominación ABC1, C2, C3, D y E, cuyo propósito original es segmentar a la población en función de sus capacidades de consumo.

"La clase media desde el punto de vista de la investigación de mercado tiene que ver con parámetros netamente económicos", explica Cristian Draper, gerente comercial de Corpa y director de la Asociación de Investigadores de Mercado (AIM). Entre las principales variables de discriminación identifica el nivel educacional, la ocupación y la matriz de bienes. Es precisamente ésta última la variable más clásica y la que ha registrado mayores cambios con el tiempo.

"Antes tener un refrigerador era una herramienta para discriminar, hoy día todos tienen uno. Hoy día la clase media tiene acceso a bienes que antes no, por ejemplo, un segundo automóvil", detalla el experto.

Draper explica que producto del fuerte crecimiento que experimentó la clase media en las últimas décadas, ésta se encuentra dividida en tres segmentos: C1 (clase media alta), C2 (clase media-media) y C3 (clase media baja). Agrega que por efectos prácticos, y dado que el segmento AB es muy pequeño en cuanto a porcentaje, se tiende a amarrar con el C1 para hablar de la clase acomodada.

Según la caracterización de los GSE de AIM, el ingreso familiar mensual supera los $8 millones en el sector AB, y alcanza un promedio de $3 millones en el C1, $1 millón en el C2, $600 mil en el C3, $300 mil en el D y $90 mil en el E.

Lo más visto en T13