El crudo testimonio de una víctima del ébola: “Es como si tu cuerpo ya no te perteneciera”

(Foto: AP) Un cirujano de Liberia que contrajo el virus y recibió el tratamiento experimental de Zmapp describió qué se siente al tener la enfermedad más mortífera del último tiempo.

El crudo testimonio de una víctima del ébola: “Es como si tu cuerpo ya no te perteneciera”

El Dr. Senga Omeonga, cirujano de Liberia, notó un día que el director del hospital donde trabajaba estaba algo extraño. Al acercarse, éste le dijo que había entrado en contacto con un hombre con ébola, pero al probar si tenía la enfermedad, el test dio negativo.

Una semana después, cuando el jefe de Omeonga empeoró y él comenzó a sentirse mal, le hicieron una nueva prueba, dando esta vez positivo. Su jefe falleció y él estaba infectado.

Otros 15 colegas del cirujano contrajeron la enfermedad, y mientras 9 de ellos fallecieron, otros accedieron a la droga experimental Zmapp.

Entrevistado por Newsweek, Omeonga describe tener el ébola como una experiencia “muy, muy mala. Estás extremadamente débil, con fatiga intensa. No puedes hacer nada. Estás vomitando, tienes fiebre, diarrea y dolor de cabeza. No es como la malaria, porque ahí tú puedes caminar y tomar tus medicinas. El ébola es muy, muy distinto. Es como si tu cuerpo ya no te perteneciera”.

Hace unas cinco semanas, el cirujano fue diagnosticado como “libre de ébola”, no obstante aún recupera sus fuerzas.

Él fue uno de los tres médicos liberianos a los que se les permitió el acceso al Zmapp, la droga experimental que ayudó en la recuperación del misionero estadounidense Kent Brantly.

“El Zmapp puede haber acelerado mi recuperación” reconoce, aunque señala que “quizás habría sobrevivido de todas formas”.

“He estado un mes y una semana en mi casa. Cada día me recupero considerablemente. Pero la recuperación es un muy lento proceso. Aún tengo dolor y las debilidades siguen ahí. Es difícil decir cuando estaré completamente mejor. Nadie sabe realmente sobre la recuperación después del ébola porque el virus destruye todo en tu cuerpo”, sostiene el médico.

De todas formas, y pese a que su familia espera por su mejoría total en Canadá, el cirujano Omeonga tiene claro qué hará cuando se recupere. “Regresaré al trabajo. Atenderé las necesidades de los pacientes como siempre. Soy inmune a este tipo de ébola, con el que fui infectado. Este es el más mortífero, así que si eres inmune al más mortífero, a lo mejor puedes resistir el resto de ellos”, asegura.

Lo más visto en T13