Película chilena figura entre las favoritas para ganar el Oso de Oro de Berlín

Catalogado como el proyecto que "le subió el nivel" a la competencia alemana, "El Club", del chileno Pablo Larraín, cuenta la historia de un grupo de sacerdotes acusados de pedofilia que son enviados a retiro penitencial.

Crédito: AFP
Película chilena figura entre las favoritas para ganar el Oso de Oro de Berlín

Catalogado como el proyecto que "le subió el nivel" a la competencia alemana, "El Club", del chileno Pablo Larraín, cuenta la historia de un grupo de sacerdotes acusados de pedofilia.

"El Club". Así se llama la última película del chileno Pablo Larraín -"Tony Manero", "No"-, que el lunes recién pasado debutó en la 65 edición del Festival de Cine de Berlín, dejando una muy buena impresión.

""Audaz, contundente, pero clínicamente inteligente""

Catalogado como el proyecto que "le subió el nivel" a la competencia alemana, esta nueva producción contó con tres semanas de rodaje y cuenta la historia de un grupo de sacerdotes acusados de pedofilia que son enviados a retiro penitencial en una casa en la playa La Boca bajo la supervisión de una guardiana.

El filme es protagonizado por Alfredo Castro, quien encarna al Padre Vidal; Alejandro Goic, quien interpreta al padre Ortega; y Jaime Vadell, quien aparece como el ex capellán del ejército Padre Silva. Alejandro Sieveking actúa como el anciano padre Ramirez y la actriz Antonia Zegers interpreta a Sor Mónica.

Buenas críticas

Según el medio Indieware, la película se destaca por retratar una fuerte realidad recurriendo al humor negro, convirtiéndose así en una película "audaz, contundente, pero clínicamente inteligente".

Para The Hollywood Reporter, en tanto, ponen el foco sobre el trabajo del director asegurando que es "un esfuerzo que invita a la reflexión de un director de cine que nunca ha optado por tomar el camino simple, confirmando a Larrain como uno de los talentos más genuinos en el cine de hoy".

Al terminar la exhibición de su obra en el Berlinale, Larraín confesó que esa fue la primera vez que la vió con público y explicó las razones que lo motivaron a producir la cinta: "en mi país, como en otras partes, la iglesia no rinde cuentas a la justicia civil. Lava sus atrocidades con el sacramento de la confesión. La pederastia o la complicidad con los torturadores quedan impunes y a lo sumo se recluye a sus culpables en tranquilos retiros", aseguró.

""En mi país, como en otras partes, la iglesia no rinde cuentas a la justicia civil. Lava sus atrocidades con el sacramento de la confesión"."

Berlinale es considerado uno de los festivales de cine más importantes del munso, junto al de Cannes y Venecia. Un día antes del cierre, programado para el próximo 15 de febrero, se anunciará el nombre de la ganadora de las producciones en competencia, entre las cuales también se encuentra la chilena "El Botón de Nácar", de Patricio Guzmán.

A continuación puedes ver la conferencia de prensa que Larraín ofreció tras el estreno de su película en Berlín. 

Lo más visto en T13