Estos son los cinco puntos de la propuesta que Amplitud para reformular la ANI

(Foto: Amplitud) Representantes del movimiento de centroderecha abogaron ante el ministro del Interior la posibilidad de dar mayor operatividad a la institución.

Estos son los cinco puntos de la propuesta que Amplitud para reformular la ANI

 

Hasta el Palacio de La Moneda llegaron esta tarde parlamentarios y miembros de la directiva de Amplitud, para presentarle al ministro Rodrigo Peñailillo los ejes de una propuesta para reformar la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI).

En la instancia, la senadora Lily Pérez dijo que "creemos que la ANI debe tener agentes encubiertos; tiene que tener operación; tiene que tener atribuciones. Le hemos entregado una propuesta completa al Gobierno para que sea considerada en las modificaciones profundas que se realizarán a la ANI".

"Creemos que, desgraciadamente, los sectores políticos han tomado con un gran prejuicio y con un gran complejo esta ANI. Estamos en un país como el nuestro donde sí existe el terrorismo y donde la inteligencia no solo debe hacerse cargo del terrorismo sino que del narcotráfico, del lavado de dinero, del financiamiento ilegal de campañas que pueden venir del exterior", remarcó.
Al mismo tiempo, la parlamentaria aseveró que "nosotros creemos que con controles suficientes que den garantías la ani puede dotarse de mayor operatitividad" y que se deben seguir tres líneas de acción: 

1. Minimizar las desconfianzas de todos los sectores políticos.

2. Que la ley claramente tienda a una coordinación efectiva de todos los sistemas de inteligencia existentes en el país. 

3. Entregar las herramientas operativas para mejorar el trabajo de la Agencia Nacional de Inteligencia, en cuanto a los insumos que debe entregar al gobierno para la toma de decisiones y a la prevención de hechos que atenten contra nuestra soberanía, estabilidad y seguridad de las personas.


LOS CINCO EJES DE LA PROPUESTA DE AMPLITUD


 1.  La autorización para que la ANI pueda realizar actividades operativas y no deba recurrir para ello a funcionarios de los servicios de inteligencia de la fuerzas armadas. Estas incluyen Agentes encubiertos, intervenciones e infiltraciones de grupos sospechosos.

2. Que el Director dependa directamente del Presidente de la República, quien propondrá su nombre al Senado. Esta instancia es la que deberá dar su aprobación con los 3/5 de los senadores en ejercicio. Durará cinco años en su cargo sin posibilidad de ejercer un nuevo período. Tampoco podrá militar en un partido político.

3. Los cambios deben estar sustentados ante todo por una política con visión de largo plazo y de Estado. Si bien es cierto, hoy hay urgencias por los hechos recientemente acaecidos, no se debe perder de vista que la inteligencia debe desarrollarse en múltiples ámbitos más allá del combate al terrorismo y de actividades dentro de nuestras fronteras.

4. La necesidad que la inteligencia en temas económicos deba ser abordada por la ANI ya que los daños que puede sufrir el país ante el desconocimiento de políticas o actividades de actores económicos externos pueden ser insospechadas y difíciles de dimensionar, por lo que debemos adelantarnos a ellos.

5. Las modificaciones a esta Ley deben adecuarse a los tiempos actuales, los que están absolutamente marcados por las nuevas tecnologías, especialmente lo relacionado con ciber-ataques y redes sociales, ámbito en que es muy necesario una alta especialización de sus funcionarios para interpretar y analizar los datos que de allí emanan.

Lo más visto en T13