Familia de Joannon critica a la Iglesia Católica y "desproporcionado" despliegue mediático

A través de una carta enviada a El Mercurio, los familiares del sacerdote criticaron la forma en que se llevó adelante la investigación de la congregación, y aseguraron que se ha herido de "manera cruel e injusta la honra de un sacerdote y la de otras personas".

Familia de Joannon critica a la Iglesia Católica y desproporcionado despliegue mediático

 

"Nos duele como cristianos que acusaciones tan graves y tajantes pasen por alto la exigencia de que toda investigación canónica preliminar sea siempre conducida con cautela, discreción y evitando exponer prematuramente la honra del investigado". Así respondió la familia del sacerdote Gerardo Joannon a la investigación realizada por la Congregación de los Sagrados Corazones (SS.CC.), y criticó la forma en que ésta se llevó adelante, el rol de la Iglesia Católica y el "desproporcionado" despliegue mediático.

"Lo que se supone es una investigación previa que establece hecho que no pueden ser cabalmente conocidos por el afectado y, por tanto, rebatidos luego de un estudio sereno y en profundidad de los antecedente, ha sido transformado en el comunicado, en un parte de una suerte de veredicto definitivo de culpabilidad por delitos canónicos sobre la precaria base de señalar que se ha establecido la verosimilitud de las acusaciones", sostuvo la familia a través de una carta enviada a El Mercurio.

A lo largo de seis puntos, los familiares del sacerdote manifestaron sus reparos con la investigación y el daño ocasionado a Joannon. Explicaron que se habían mantenido en silencio con el objeto de respetar la investigación preliminar y "confiados en que el verdadero objetivo" de ésta era "aportar, con imparcialidad, justicia y altura de miras, al esclarecimiento de la verdad". Sin embargo, dijeron que tras los últimos hechos, "no podemos permanecer impasibles".

"Nuestra noción de la caridad cristiana entra en conflicto con la forma como la Congregación ha llevado adelante la publicidad de una investigación eclesial que no es una sentencia canónica y que, sin embargo, estigmatiza a uno de los suyos como responsable de graves faltas, sin haber tenido la posibilidad de conocer los cargos, las autorías de quienes los sustentan y de plantear la defensa a que tiene derecho como persona y sacerdote, miembro de esta Congregación por más de 50 años", remarcó la familia.

Y aseguró que "casi siempre que se quiere corregir un defecto se incurre en un exceso, y así, no se requiere de especial perspicacia para entender con dolor que la Iglesia, actualmente cuestionada y atacada, incluso en el ámbito judicial, por la desidia y lenidad que habría mostrado en el pasado frente a casos de abuso, ha querido aparecer mostrando el extremo celo y rigor, que se le reclama no haber tenido antaño".

Al respecto recalcó que "frente a situaciones que, si bien bastante diferentes a las que motivan dichos reproches, afectan a uno de los suyos. Lo lamentable es que para ello, haya debido herir de manera cruel e injusta la honra de un sacerdote y la de otras personas".

Además, aseguró que "también nos cuesta mucho entender la razón del desproporcionado despliegue mediático empleado para exponer al padre Gerardo ante la opinión pública, por imputaciones que exceden a los cargos por las adopciones irregulares".

Lo más visto en T13