Girardi respalda a Helia Molina: "Muchos abortos son encubiertos por otros diagnósticos"

El presidente de la Comisión de Salud del Senado también afirmó que mujeres chilenas que buscan interrumpir el embarazo lo realizan fuera de Chile.

Crédito: A. Uno
Girardi respalda a Helia Molina: Muchos abortos son encubiertos por otros diagnósticos

El presidente de la comisión de Salud del Senado, Guido Girardi (PPD), expresó que "más allá de la forma, el debate de fondo", por los dichos de la ministra de Salud, Helia Molina, en el sentido que en el país ocurre “un alto número de abortos encubiertos que son atendidos bajo otros diagnósticos o fuera del país". 

El congresista dijo que "en la sociedad chilena existe una gran hipocresía pues según estudios serios del doctor Ramiro Molina, una de las persona que más ha trabajado en el tema, en Chile ocurren cerca de 100 mil abortos por año".

"Existe una gran inequidad respeto a los derechos sexuales y reproductivos, en las comunas pobres como Lo Espejo o Cerro Navia, entre el 20 y el 25% de las niñas menores de 18 años están embarazadas. Y en las comunas ricas, son menos del 2%,  pese a que todas tienen una similar conducta sexual y el inicio de la sexualidad es relativamente parecido".

"Los sectores conservadores son los principales responsables de haber estigmatizado y satanizado la educación sexual y los métodos anticonceptivos como algo negativo"

Agregó que "entonces, ¿por qué esas diferencias? Es evidente que en los sectores de mayores ingresos tienen acceso a la interrupción del embarazo bajo distintas modalidades encubiertas".

Para Girardi, una de las mayor incongruencia se produce con los sectores conservadores “que al mismo tiempo de decir oponerse al aborto son los que lo favorecen oponiéndose a todos los instrumentos de salud pública científicamente validados y recomendado por la OMS para prevenirlos: se han opuesto a la a la educación sexual, al uso del condón e, incluso, acudieron al Tribunal Constitucional para impedir el uso de la T de cobre y de la píldora del día después".

"Son los principales responsables de haber estigmatizado y satanizado la educación sexual y los métodos anticonceptivos como algo negativo y pecaminoso dejando al aborto como un mal instrumento de regulación de la natalidad para evitar el embarazo no deseado", argumentó. .

Girardi planteó que quienes son “contrarios al aborto y desean evitarlo, primero deben reconocer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y entender que las parejas tienen una sexualidad relacionada con los vínculos afectivos y no sólo para procrear".

"Los que vean una connotación negativa o de pecado a las relaciones sexuales que no tengan afán reproductivo, pues que no pequen, pero no pretendan que crean lo mismo los demás", complementó. 

Girardi añadió que “nadie quiere hacerse un aborto. El aborto es un mal social que se produce como consecuencia de una sociedad que no tiene educación sexual y que se le dificulta el acceso y conocimiento sobre métodos anticonceptivos.

Finalmente, aclaró que "no soy partidario que ninguna mujer vaya a la cárcel por interrumpir su embarazo, menos si es por las tres causales que incluye el proyecto de ley que próximamente pondremos en tabla". 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13