¿Cómo hacen las ciudades de EE.UU. para deshacerse de cantidades récord de nieve?

Crédito: EFE
¿Cómo hacen las ciudades de EE.UU. para deshacerse de cantidades récord de nieve?

Tras el paso de una intensa tormenta invernal por varios estados del centro y noreste de EE.UU., sus calles y campos lucen paralizados y recubiertos de grandes capas de nieve y hielo.

En febrero Boston ha recibido la mayor cantidad de nieve en su historia, con nevadas 10 veces más grandes de las que suele recibir en un invierno típico.

Ahora muchas ciudades luchan por deshacerse de la nieve acumulada y más aún en las vísperas de una nueva tormenta.

El gélido fenómeno climatológico se extendió desde la región de Nueva Inglaterra, en el noreste, a las Carolinas, en el sureste, no sin antes causar estragos el medio oeste y el Valle de Ohio.

Las temperaturas llegaron a descender hasta -34 grados centígrados y hubo reportes de al menos cuatro personas muertas.

"Todavía no estamos ante un preocupación de seguridad pública, pero lo estaremos si sigue nevando de esta manera"

Una emergencia fue declarada desde el estado de Misisipi al Distrito de Columbia y el gobierno federal cerró sus puertas luego de que en Washington la nieve alcanzara una altura de 13 centímetros.

Sin embargo, lo peor parece estar por venir: los pronósticos del tiempo han advertido para esta semana la peor helada en dos décadas.

En efecto, se espera que otro frente ártico llegue a la costa este estadounidense a partir del jueves, de acuerdo con el Servicio Nacional de Meteorología.

Las temperaturas en los estados que miran hacia el Océano Atlántico podrían alcanzar las temperaturas más bajas desde mediados de los años 90.

Y con esto vendrán más nevadas, con sus consecuentes situaciones apremiantes para las ciudades, sobre todo en aquellas de grandes poblaciones como Boston, Chicago o Baltimore.

La ciudad de Boston ha establecido 10 lugares, llamados "granjas de nieve".

Acumular la nieve en espacios vacíos

En Boston cayó metro y medio de nieve en el curso de un mes.

De hecho, según el Servicio Nacional de Meteorología, este febrero ha sido el mes en que esta ciudad ha recibido la mayor cantidad de nieve en su historia, con nevadas 10 veces más grandes de las que suele recibir en un invierno típico.

Esto ha generado serias interrogantes sobre cómo deshacerse de la nieve acumulada en las calles.

Una solución habitual es volcarla por medio de vehículos quitanieves en sitios -estacionamientos y otros espacios abiertos vacíos- donde pueda derretirse.

En la ciudad de Mineapolis, en el estado de Minesota, la nieve ha sido acumulada en un gran espacio público vacío, de acuerdo con Mike Kennedy, del Departamento de Obras Públicas de Mineapolis.

Pero, arrastrar la nieve mediante camiones es "lento y costoso" dice.

Además, dada la intensidad de las nevadas, algunas ciudades se están quedando sin espacios donde colocar la nieve.

Una de ellas es Boston. El alcalde Martin Walsh dijo que hasta el momento la ciudad cuenta con 10 espacios, llamados "granjas de nieve".

Estas "granjas de nieve" están ubicadas fundamentalmente en estacionamientos de la ciudad.

Una de las alternativas que se ha pensado en Boston es echar la nieve al mar, pero esto supone riesgos ambientales.

El riesgo de echarla al mar

Pero ahora, en vísperas de una nueva tormenta, la ciudad está pensando en otras alternativas para lidiar con el problema.

En un comunicado emitido la semana pasada, la secretaria de prensa de la Alcaldía de Boston, Bonnie McGilpin, dijo que el Departamento de Nuevas Mecánicas Urbanas de la ciudad está pidiendo a especialistas soluciones creativas que ayuden a los funcionarios a lidiar con las cada vez mayores pilas de nieve acumuladas en el piso.

El Departamento de Nuevas Mecánicas Urbanas -un grupo multidisciplinario que busca proponer soluciones a problemas de la ciudad- "se ha acercado a profesores de universidades locales y a empresas de economía innovadora del estado", explicó McGilpin.

De igual modo, el alcalde Walsh contactó a activistas ambientales del estado de Massachusetts para tratar la posibilidad de verter la nieve en el mar en caso de ser necesario.

Pero esto -que parece una solución obvia para ciudades cercanas al agua- puede tener consecuencias ambientales negativas.

Ya en en 2010, tras confrontar dos fuertes tormentas seguidas, la ciudad de Baltimore, en el estado de Maryland, empujó la nieve directo a las aguas del emblemático Inner Harbor.

Echar la nieve en el mar implica echar sales, fluidos automotores, escombros y suciedades al mar.

Es por ello que una ciudad debe notificarlo primero al gobierno del estado correspondiente -Massachusetts, en el caso de Boston- antes de vertir la nieve en el agua.

El alcalde Walsh dijo hace unos días que esta medida "extraordinaria" estaría justificada.

"Todavía no estamos ante un preocupación de seguridad pública, pero lo estaremos si sigue nevando de esta manera", dijo el alcalde al diario The Boston Globe.

Otra alternativa es el uso de fundidores de nieve: grandes maquinarias a motor que utilizan el agua caliente para derretir de 30 a 150 toneladas de nieve por hora.

El agua que se produce por el derretimiento suele verterse en desagües pluviales cercanos, para evitar que se congele de nuevo.

Pero una máquina de éstas cuesta más de US$200.000 y requiere de unos 230 galones de diesel por hora, por lo que las autoridades suelen tenerlas como última opción, cuando se dificulta dar con espacios para acumular la nieve.

Para esta semana se pronostican las temperaturas más bajas desde mediados de los años 90.

 

Lo más visto en T13