Miles de personas participan en funeral de líder opositor ruso asesinado

Rusia denegó la entrada a una eurodiputada letona y al presidente del Senado de Polonia.

Miles de personas participan en funeral de líder opositor ruso asesinado

Miles de personas rindieron hoy un último homenaje al líder opositor ruso Boris Nemtsov, asesinado el viernes en Moscú, antes de su entierro en un cementerio moscovita, según informó la agencia France Presse.

Al término del homenaje a Nemtsov en el Centro Andrei Sajarov, museo consagrado al premio Nobel de la Paz, el cortejo fúnebre salió hacia el cementerio Troiekurovkoie de Moscú.

El asesinato de Nemtsov, ex viceprimer ministro de Boris Yeltsin, acérrimo opositor a Vladimir Putin y un líder contra la corrupción, provocó una ola de agitación en Rusia y recibió la condena internacional.

Numerosos políticos y diplomáticos extranjeros, incluido el ex premier británico John Major, acudieron al centro Andrei Sajarov, donde reposaban sus restos. También acudieron personalidades rusas como Mijail Kasianov, ex primer ministro de Vladimir Putin, y la viuda de Yeltsin.

El Presidente Vladimir Putin no concurrió, pero envió a una persona en su representación, mientras que el primer ministro Dmitri Medvedev hizo llegar una corona de flores.

Varios miembros del gobierno se hicieron presentes en el Centro Sajarov, entre ellos los viceprimer ministros Arkadi Dvorkovich y Sergei Prijodko.

Sin embargo, Rusia denegó la entrada al país de la eurodiputada letona Sandra Kalniete y del presidente del Senado polaco Bogdan Borusewicz, que querían asistir a las exequias de Nemtsov. 

Desde la UE, declararon que la decisión de Moscú se debía a "razones aparentemente arbitrarias" y una portavoz del servicio diplomático europeo, Maja Kocijanicic, la calificó de una "clara violación de los principios básicos".

Como lo indica la tradición ortodoxa, la madre del político asesinado y sus hijos permanecieron sentados delante del féretro abierto, ante el cual se inclinaban por igual anónimos y personalidades, como el embajador de Estados Unidos, John Tefft.

"Hemos venido porque nos sentimos avergonzados de nuestro país, de nuestra gente, de haber permitido que ocurra algo así", afirmó uno de los asistentes, Dimitri Afanasiev. "Es culpa de Putin, pero también nuestra", citado por France Presse.

"Es un shock. Es el sistema el que lo mató", añadió otro moscovita, Vladimir Shlamin. El activista por los derechos humanos Sergei Kovalev dijo que es obvio quién inspiró el asesinato el asesinato de uno de los críticos más acérrimos contra la intromisión de Moscú en Ucrania. 

"Los vemos cada día en la televisión", dijo, refiriéndose de manera implícita a Putin y sus aliados. Nemtsov recibió varios disparos poco antes de la medianoche del viernes cuando caminaba por un puente a poca distancia del Kremlin junto a su compañera, la modelo ucraniana Ganna Duritska.

Putin dijo que la muerte de Nemtsov había sido un "asesinato por encargo", asegurando que se trataba de una "provocación", y prometió hacer todos los esfuerzos para encontrar a los responsables. 

Familiares y amigos de Nemtsov señalaron que éste estaba preparando un informe sobre la presencia de soldados rusos en el este de Ucrania, mientras que Moscú desmiente cualquier implicación de sus tropas en el bando de los separatistas. El opositor había confesado hace poco tiempo que temía ser asesinado en Rusia. "Los investigadores sólo tienen clara una cosa - que los asesinos no eran profesionales", afirmó el diario local Kommersant.

Lo más visto en T13