Cuenta regresiva para Penta: los escenarios que prepara el Grupo

El grupo se prepara ante la inminente petición de audiencia de formalización por parte del fiscal Carlos Gajardo o bien, en otro escenario, que la investigación secreta se alargue por otros 6 meses.

Crédito: Agencia Uno
Cuenta regresiva para Penta: los escenarios que prepara el Grupo

Nadie tiene certeza de lo que se vendrá, sólo chispazos y aproximaciones de lo que podrían ser los próximos días, cuando comience la cuenta regresiva para el grupo Penta. Antes de que concluya el año o las primeras semanas de enero, el fiscal Carlos Gajardo, debería pedir la fecha para la audiencia de formalización y recién ahí se tendrá certeza de cómo vendrá la mano.

La figura de lavado de activo

Los últimos cambios de directorio en las empresas operativas del grupo Penta, son la antesala de un preparativo para lo que en los próximos días podría ser la audiencia de formalización.

Mientras eso sucede, cercanos al grupo y que monitorean el caso señalan que hay ciertas señales que harían prever que, por ejemplo, la figura lavado de activos, que fue lo primero que salió como trascendido a la luz pública, se estaría debilitando, dado que en la justicia penal se requieren pruebas muy significativas para probar dicha figura.

Además, los últimos trascendidos hablan de que se estaría analizando la posibilidad de ir a un juicio abreviado. “Sólo por el hecho de que se esté hablando de juicio abreviado hace presumir que no hay figura de lavado de activos, ya que esta vía sólo se utiliza para eventuales penas menores de 5 años, y lavado de activos implica penas mayores”, explican.

"Cercanos al grupo que monitorean el caso sostienen que hay ciertas señales que harían prever que la figura de lavado de activos se estaría debilitando"

Lo concreto es que es el fiscal Gajardo quien debe ofrecer las diversas alternativas, éstas pueden ir desde un juicio abreviado a una suspensión condicional (si en un tiempo prudente no incurren en ningún delito tributario, la causa se cierra y no se imputa ni se reconoce delito alguno) o, definitivamente seguir con el juicio oral.

De ahí sería clave lo que hicieron Carlos Lavín y Carlos Délato a principios de diciembre, al decidir pagar los impuestos involucrados en las boletas de honorarios que fueron cuestionadas por el Servicio de Impuestos Internos (SII), lo que alcanzó la suma de $ 1.191 millones por concepto de impuesto no pagado, reajustes, intereses y multas.

La otra alternativa es que en vez de pedir la audiencia de formalización, el fiscal opte por alargar la investigación secreta otros seis meses, con lo cual gana tiempo para ampliar la arista política, esto significaría ampliar la baraja y sumar nuevas cartas con actores nuevos.

"Otra arista que está por definirse es la del supuesto cohecho, donde está implicado el ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner."

La otra arista que está por definirse es la del supuesto cohecho, donde está implicado el ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner. Esta estaría siendo calificado al interior del grupo Penta como de mayor complejidad, dado que por el sólo hecho de pagar a un funcionario público aunque no se haya recibido ninguna prestación de parte de él, es considerado cohecho.

Cercanos al grupo explican que Wagner tenía un contrato de asesorías con Empresas Penta. Cuando lo nombraron subsecretario de Minería, cobro las platas que se le adeudaban. Hugo Bravo sería quien negoció pagarle en cuotas bimensuales. Como estaría en el gobierno le sugirió que consiguiera una boleta de algún familiar, pero le pagaron en su cuenta corriente.

Comentan que mientras Wagner fue subsecretario lo único que hizo Andes Iron, mina vinculada a Carlos Alberto Délano, fue pedir autorización para explorar. Pese a ello, esta arista sería la más compleja, por el tipo de delito que implica.

Los preparativos antes de la formalización

Mientras tanto, en la antesala de la formalización a los controladores de Penta y al gerente general de Empresas Penta, Manuel Antonio Tocornal, gerente general corporativo de Empresas Penta, comenzaron los preparativos  al interior del grupo.

Partieron con la salida de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín de los directorios de las empresas operativas del grupo: Banmédica, Penta Vida, Banco Penta y Penta Security. "La decisión busca que los directores de las diferentes empresas del grupo dediquen el tiempo necesario para cumplir sus funciones y tareas al interior de cada compañía y, a la vez, permite que podamos tener la disponibilidad de tiempo requerido para concentrarnos en la denuncia del SII", señalaron en un comunicado. Asimismo, Manuel Antonio Tocornal dejó los directorios de las empresas operativas.

La idea también es permitir que las empresas puedan seguir operando con normalidad, dado que no han sido salpicadas con la investigación, la cual sólo se ha concentrado en el holding Empresas Penta y las sociedades de inversión de los socios.

La salida de “los Carlos” de los directorios implicó el ingreso de Alfredo Moreno; el economista José Ramón Valente; los empresarios Fabio Valdés y Eduardo Chadwick, este último cuñado de Carlos Eugenio Lavín. La idea es que Alfredo Moreno pueda asumir la presidencia de los directorios de estas compañías, siempre y cuando no interfiera con el periodo que les corresponde a sus respectivos socios tener ese cargo.

"Se busca que tomen un rol más activo en los directorios los hijos mayores de los fundadores: Carlos Délano Méndez, Pablo Délano Méndez y Carlos Lavín Subercaseaux."

Asimismo, se busca que tomen un rol más activo en los directorios los hijos mayores de los fundadores: Carlos Délano Méndez, Pablo Délano Méndez y Carlos Lavín Subercaseaux. Los tres llevan años trabajando en el grupo y conocen las empresas. Cercanos al grupo señalan que esto les permitirá tener gente de mucha experiencia y trayectoria y mantener la continuidad familiar con la entrada de los hijos. Además Délano y Lavín seguirán aguas arriba, en el holding en cargos de vicepresidente y presidente, respectivamente. Ya que –según explican cercanos al grupo-, “La credibilidad y solvencia del grupo no se ha minado”.

Los abogados y grupo de apoyo de Penta, habrían ya estudiado las diversas opciones que se vienen en el abanico judicial. Al ver que se acaban los 6 meses de la investigación y que, por lo tanto, pueden venir las formalizaciones, decidieron que era el momento para hacer los movimientos.

Además así se asegura que las empresas del grupo sigan con su rumbo tranquilo, que los controladores tengan tiempo para preparar sus causas.

Lo claro es que mientras no se conozca el tenor de la formalización el grupo no se referirá al tema en términos legales. En todo caso ya preparan lo que sería su día “D”. Los libretos para enfrentar el tema públicamente serían varios, todo dependerá no sólo de lo que se les acuse, sino también de cómo se les acuse.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13