La "diplomacia del embarazo" entre Estados Unidos y Cuba

La fecundación de la esposa de uno de los cubanos detenidos en EE.UU. habría sido clave como primer paso para el acercamiento Washington-La Habana.

La diplomacia del embarazo entre Estados Unidos y Cuba

Al igual que ocurrió a principios de los '70 con la diplomacia del "ping pong" entre Estados Unidos y China, que llevó a los dos países a restablecer relaciones diplomáticas, ahora parece haberle tocado el turno a la "diplomacia del embarazo".

Según señala el diario norteamericano The New York Times, una carga de espermatozoides del espía cubano Gerardo Hernández, quien estaba condenado a cadena perpetua en EE.UU. hasta la semana pasada, parece haber sido clave en el acercamiento entre Washington y La Habana.

Hernández era parte de un grupo de cinco agentes condenados por espionaje y  fue liberado y enviado a Cuba el miércoles como parte de un intercambio de detenidos entre los dos países, el preámbulo para el anuncio del inicio del proceso de normalización de relaciones. Así, el sábado Hernández -quien estuvo 16 años detenido- apareció en La Habana junto a su esposa, Adriana Pérez, quien se encuentra embarazada. 

El tema de la fecundación fue planteado por primera vez por los cubanos 2010, pero en ese momento no se permitió. Pero a prinicipios de 2012, los consejeros de Obama Ricardo Zúñiga y Ben Rhodes tuvieron una primera reunión con funcionarios de la isla para ver cómo podían mejorarse las relaciones bilaterales.

En febrero, el senador demócrata Patrick Leahy, partidario de levantar el embargo, viajó a La Habana y se juntó con Pérez. Leahy volvió a Estados Unidos para solucionar el tema. Así, se lo pidió a su asesor Tim Rieser, quien le señaló a los cubanos que, a cambio de la inseminación de Pérez, tenían que mejorar las condiciones penitenciarias del contratista estadounidense Alan Gross, detenido en Cuba bajo acusación de espionaje.

"En febrero de 2013, durante uno de mis viajes a Cuba, mi esposa Marcelle y yo recibimos a la señora Adriana Pérez. Ella le hizo un pedido personal a Marcelle. Tenía miedo de no poder tener un hijo. Como padres y abuelos, quisimos ayudarla. Como enfermera, Marcelle sabía la realidad médica que estaba enfrentando", declaró Leahy.

De acuerdo con The New York Times, solo hubo un caso en el que las autoridades estadounidenses aceptaron que un preso haya participado en una inseminación artificial. Finalmente, la esperma congelada de Hernández viajó a Panamá, donde Pérez fue inseminada.

El artículo del diario estadounidense fue escrito por el periodista de origen colombiano Ernesto Londoño quien, a su vez, según señala el diario español El Mundo, habría tenido un papel importante en la mejoría de las relaciones entre los dos países. Entre septiembre y noviembre, The New York Times publicó seis artículos pidiendo el levantamiento del embargo a Cuba.

Lo más visto en T13