La dramática situación de la educación en Pakistán

Sólo en la provincia donde ocurrió el atentado de ayer, los talibanes destruyeron más de 800 escuelas entre 2010 y 2013.

Crédito: AFP
La dramática situación de la educación en Pakistán

La reciente ganadora del Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai, se volvió hace más de dos años en un verdadero símbolo de la lucha por la educación en Pakistán. Malala, quien con sólo 15 años ya era conocida en su país por transformarse en una de las principales promotoras de la educación para las niñas, sobrevivió a un ataque talibán el 8 de octubre de 2012, cuando salía de clases.

En Pakistán, es frecuente que los talibanes ataquen escuelas -especialmente de niñas- y amenacen a las profesoras, sin mucha respuesta de las autoridades. Entre 2010 y 2013, un total de 839 escuelas fueron destruidas sólo en la norteña provincia de Khyber Pakhtunkha, donde ocurrió el ataque de ayer y donde hay fuerte presencia de grupos talibanes que atentan contra la educación para las mujeres. 

Khadim Husein, director de Basha Khan Foundation, en la ciudad de Peshawar, señaló al diario colombiano El Tiempo que los insurgentes atacan las escuelas porque las consideran “un símbolo del Estado” y de “la educación moderna occidental”. “El Ejército debería proporcionar seguridad, proveer trabajos, reconstruir carreteras y escuelas para dar esperanza a las futuras generaciones”, agrega.

“Necesitamos más protección. Solo tenemos un guardia, y no es suficiente. Como funcionarios públicos deberíamos tener más seguridad”, explica a ese mismo medio Yusuf Sayed, director de una escuela que fue atacada.  “Todavía estoy asustada. Tengo miedo de que vuelvan a atacar la escuela, pero me gusta estudiar. Me gustaría ser maestra de mayor”, dice Hira, una niña que estudia en ese mismo colegio. 

Muchos de los niños que se quedan sin escuela, son más susceptibles para ser atraidos por los insurgente.“Al no tener una escuela donde estudiar, los talibanes los reclutan en las madrazas (escuelas religiosas) y los entrenan para convertirlos en suicidas”, se queja Wakil Khan, ex secretario paquistaní de Asuntos religiosos.

Pakistán apenas otorga un 3% de su presupuesto a la educación, por lo que la mayoría debe ir a madrazas, donde se ofrece educación gratuita y ayuda económica para los alumnos.

Lo más visto en T13