La fallida negociación de los diplomáticos para cerrar juicio de La Haya

Esta es una de las revelaciones que entrega el libro “La Hora de los Halcones”, del periodista Phillip Durán, el que cuenta la trastienda de la demanda limítrofe contra Chile.

La fallida negociación de los diplomáticos para cerrar juicio de La Haya

El periodista, especializado en relaciones exteriores, ha escrito un relato con la historia y los detalles inéditos del litigio limítrofe entre Chile y Perú que se dirimirá en el tribunal de La Haya en los próximos días.

Ex subeditor de Política y del Cuerpo de Reportajes de La Tercera y actualmente editor de La Segunda, Durán ha seguido todo el proceso desde antes de la presentación de la demanda, ocurrida el 2008, por medio de una serie de contactos al más alto nivel en la diplomacia chilena, peruana y boliviana.

"La Hora de los Halcones" contiene diversas revelaciones. Entre otras, están los fallidos esfuerzos por evitar la presentación de la demanda, las fuertes divergencias entre Alan García y Michelle Bachelet, los fallidos esfuerzos de la diplomacia chilena para evitar que Ecuador se inclinara por la tesis limeña y los motivos del optimismo del gobierno peruano. También se revela la oferta que le hizo el gobierno de Bachelet a Bolivia a finales de su mandato y que fue desechada por Sebastián Piñera al llegar a La Moneda.

Asimismo, se cuenta en detalles la gestión del ex canciller peruano Manuel Rodríguez Cuadros para ayudar a Bolivia a entablar una demanda contra Chile en La Haya.

A continuación, un extracto exclusivo del libro, el cual saldrá a la venta el próximo lunes.

 

3. ¿NEGOCIAR AL LÍMITE?

“Luego de haber sido llamado a consulta desde Lima, Otero sacó pasajes para dejar Santiago solo el día siguiente, por lo que ese 24 de enero participaría en la tensa reunión de la Comisión Mixta de Límites, en el edificio Carrera”.

“Sin embargo, algunas horas antes de esa cita ocurrió una reunión de carácter informal en que algunos diplomáticos chilenos se aproximaron por primera vez a sondear con Perú una posible negociación que resolviera la controversia limítrofe. Esta alternativa estaba prácticamente vetada por la doctrina de la Cancillería, que –de manera oficial- descartaba conversar sobre un asunto que había sido zanjado 50 años atrás con la firma de tratados”.

“Se trató de la reunión realizada la mañana del 24 de enero de 2007 en el edificio Carrera, a la que asistieron el embajador en Lima, Cristián Barros, y el jefe de América del Sur de la Cancillería chilena, Juan Pablo Lira; mientras que por el lado peruano estuvieron el embajador en Santiago, Hugo Otero, y el encargado para Asuntos de América del Ministerio de RR.EE., Néstor Popolizio”.

 

“Esta mañana, Lira –acompañado por Barros- recibió en su despacho en el piso 15 del edificio Carrera a los dos diplomáticos peruanos”.

“Según dicen tanto fuentes chilenas como peruanas, la idea de esa conversación era justamente sondear posturas con miras a resolver el impasse. Popolizio era uno de los diplomáticos de más confianza con García Belaúnde y mantenía un diálogo constante y fluido con Barros”.

“Cercanos a Popolizio dicen que el diplomático peruano planteó su molestia con lo que calificó como un constante desconocimiento chileno al Tratado de 1929 y su protocolo de 1930, en que se había fijado el Punto Concordia como el límite terrestre”.

“Los diplomáticos chilenos retrucaron que en 1968 y 1969, de común acuerdo entre ambos países, se habían levantado los faros de enfilamiento en la costa para señalizar el paralelo del Hito N° 1 como límite. Pero Popolizio insistió en que lo que contaba era el Tratado de 1929”.

“En medio del diálogo, coinciden fuentes de ambos países, Barros consultó a Popolizio si Perú estaría disponible, por ejemplo, para resolver el asunto de otra manera: ratificar un paralelo como límite marítimo, en la medida en que Chile considerara la posibilidad de revisar la ubicación de la frontera terrestre en el Hito N° 1”.

“En la práctica, el planteamiento tentativo de Barros apuntaba a ceder ante la reclamación peruana en lo terrestre, dejando el inicio de la frontera en el Punto Concordia y no en el Hito N° 1. Esto con el objetivo de mantener como límite marítimo un paralelo, aunque naciera 260 metros al sur del que Chile defendía hasta ese momento”.

“Cercanos a Popolizio dicen que el planteamiento de Barros lo sorprendió y que planteó su extrañeza. Diplomáticos chilenos, sin embargo, señalan que Popolizio indicó en ese momento que transmitiría el planteamiento a su Cancillería en Lima”.

“El reservado episodio es confirmado tanto en exclusiva por personeros chilenos como peruanos para este libro. <>, dijo a este autor el ex canciller García Belaúnde. <>, aseguró por su parte el ex embajador en Perú Cristián Barros”.

“Si bien funcionarios chilenos de la época dicen que este asunto fue comentado al canciller Alejandro Foxley, en el entorno del ex ministro de RR.EE. niegan que estuviera al tanto del asunto”.

“Como la conversación en la oficina de Lira no fue una reunión oficial, no quedó ningún registro escrito de lo abordado. Tal como ocurrió muchas veces con las propuestas de García Belaúnde a Foxley de negociar un acuerdo pesquero para solucionar la controversia limítrofe”.

“De todas maneras, la idea de que Santiago se abriera a una salida negociada podría haber marcado una inversión de roles, pues hasta el momento siempre había sido Perú el que pedía iniciar una negociación, algo desestimado por la Cancillería chilena.”

¿Qué pasó finalmente con el planteamiento de Barros y Lira a Popolizio y Otero?

“En este punto hay más de una versión. Personeros peruanos dicen que Popolizio hizo ver su sorpresa ante Barros, expresando que él había ido a Santiago a conversar sobre la Ley Arica y Parinacota y no a vincular dicho asunto con el límite marítimo. Diplomáticos chilenos, sin embargo, señalan que el personero peruano se prometió a transmitir a las autoridades de su país el planteamiento y que sería días después, el Lima, cuando Barros recibiría una negativa a avanzar en ese sentido”.

“Como sea, la respuesta peruana fue negativa. Altos diplomáticos peruanos dicen que el planteamiento chileno no era <>: para Perú no tenía sentido abrir una negociación que ponía como requisito validar la postura chilena sobre el paralelo del límite marítimo, si desde hacía años que se venía pidiendo cambiarla por una línea equidistante”.

“Así, algunas horas después de la conversación en la oficina de Lira, la tarde del 24 de enero Popolizio insistió en abordar el asunto en la Comisión Mixta de Límites. Ahí lanzó su propuesta de realizar una cartografía del inicio de la frontera terrestre, idea que fue rechazada por Santiago”.

Lo más visto en T13