La Haya: El itinerario que llevó a Bachelet a impugnar a la Corte

(Foto: Agencia Uno) Luego de que la mandataria anunciara que se optará por presentar una impugnación, el equipo chileno trabaja en París, encabezado por el canciller Heraldo Muñoz y el agente Felipe Bulnes, para presentar el documento con la argumentación ante el Tribunal.

La Haya: El itinerario que llevó a Bachelet a impugnar a la Corte
 
Por Carolina Mascareño O.

Anoche pasadas las 21 horas, la Presidenta Michelle Bachelet comunicó por cadena nacional la decisión de La Moneda de presentar excepciones ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en la antesala de que culminara el plazo establecido para ello (15 de julio).

Ante este escenario los medios bolivianos hicieron eco de la reacción. No obstante la idea de recurrir a esta posibilidad venía resonando fuerte en el entorno chileno.

Sin ir más lejos, hace un mes, el canciller aseveró que “hay una fuerte inclinación por impugnar” , pero lo que estaba por definirse – de adoptarse esta opción- sería la fecha.

Esta fue la ruta que siguió el Ejecutivo y la defensa chilena para decidir dar curso a la presentación de objeciones a los postulados bolivianos, con anterioridad a la entrega de la contramemoria, para lo cual cuenta con plazo hasta febrero de 2015.

Revisión de los argumentos bolivianos

El pasado 15 de abril, el equipo jurídico boliviano presentó ante La Haya la memoria mediante la cual justificaban el llevar a Chile ante el organismo.

Ese mismo día, el agente chileno ante La Haya, Felipe Bulnes, regresó con una copia del expediente a Chile, para entregarlo al gobierno. A contar de ese momento, la defensa aceleró la marcha: comenzaba la cuenta regresiva de los 90 días para decidir si se presentaban objeciones preliminares ante el Tribunal.

Las conclusiones del equipo chileno que revisó la memoria boliviana, es que la demanda presentada por el gobierno de Evo Morales pretendía en forma "velada", desconocer el Tratado de Paz y Amistad de 1904, solicitando la idea de incluir una negociación unilateral que le permitiera acceso soberano al mar.


Socialización de la postura boliviana

Si bien el documento no puede ser divulgado por medios públicos, la mandataria y los asesores jurídicos empezaron a detallar aspectos de la argumentación boliviana con las comisiones de relaciones exteriores de la Cámara y el Senado.

Tras estos encuentros, los parlamentarios comenzaron a insistir en la idea de impugnar la demanda, considerando que los argumentos bolivianos apostaban a una materia ya zanjada por un tratado firmado entre ambos países, incluso con anterioridad al Pacto de Bogotá que rige la jurisdicción de la Corte Internacional de La Haya.

Con esa idea, las alternativas chilenas eran realizar la impugnación de la Corte Internacional dentro de los plazos entregados para presentar excepciones preliminares (15 de julio), o realizarlo en la propia contramemoria -cuya fecha de entrega para Chile es en febrero de 2014-.


Rondas de conversaciones

Dentro de las gestiones del gobierno, un punto central fueron las reuniones que la Mandataria sostuvo con parlamentarios, presidentes de partidos, ex cancilleres y ex presidentes durante los últimos tres meses.

En ese encuentro producido en mayo, los ex gobernantes expresaron pleno respaldo a la decisión que adoptara la mandataria y reafirmaron el compromiso de que la política exterior de Chile, tal como sucedió con la demanda peruana ante La Haya, sería un asunto que se abordaría como un tema de Estado. "El momento, la fórmula y el espacio en el cual el gobierno va a tomar una decisión, es una responsabilidad que corresponde a la Presidenta de la República, y en eso todos la vamos a apoyar", dijo Frei.


Afinamiento de la estrategia comunicacional

El canciller Heraldo Muñoz dijo en junio a T13, en el marco de su visita a Washington, que “ya tenemos un plan de acción, que va a significar parlamentarios, ex Presidentes, todo lo que sea necesario para defender nuestro punto de vista”.

La opción de buscar canales y formas de comunicar la postura chilena y clarificarla también en el extranjero fue uno de los puntos que se barajaron ante estas palabras. Según detallan los expertos, esa opción era necesaria para contrarrestar la arremetida boliviana, la socialización de su demanda ante la comunidad internacional y lo que se han denominado los "derechos expectaticios", es decir, la presentación de su requerimiento como un tema de justicia por sobre las normas del derecho.

Esta arremetida, incluso, llegó al Canciller Heraldo Muñoz a explicar la postura chilena incluso en EE.UU. En su reciente reunión con el presidente estadounidense, Barack Obama, la presidenta Bachelet también abordó el tema. La sociaclización también sirvió para bajar el perfil a los roces que surgieron entre el agente Felipe Bulnes y algunos parlamentarios, a los que el ex ministro de Justicia y Educación criticó por sus intervenciones públicas sobre la demanda boliviana.


La decisión de impugnar

A casi una semana de vencer el plazo – de este 15 de julio- para determinar si Chile presentaría argumentos ante la Corte, tras la ponderación del análisis de especialistas y luego de una ronda de audiencia con expertos, ex presidentes, parlamentarios y presidentes de partidos, entre otros actores, Michelle Bachelet culminó la ruta anoche, con la notificación sobre la decisión de presentar excepciones preliminares ante La Haya

La opción de rechazar la jurisdicción de la Corte dentro del lapso inicial del proceso, según recalcaron varios personeros, entre ellos el propio canciller Heraldo Muñoz, tiene el objetivo de hacer remarcar la posición chilena de que el tema que aborda la demanda boliviana no puede ser revisado en el tribunal, pues se trata de una materia de fronteras ya zanjado a través de un tratado internacional.

Lo más visto en T13