La historia de los 43 estudiantes secuestrados y asesinados en México

Tenían entre 18 y 23 años. Los cuerpos fueron apiñados y luego les prendieron fuego. Algunas víctimas posiblemente fueron mutiladas antes.

La historia de los 43 estudiantes secuestrados y asesinados en México

El 26 de septiembre 43 estudiantes fueron detenidos por la policía municipal en el estado de Guerrero, México. Desde entonces no se sabía de ellos, a pesar del clamor de sus padres y que se conocía su último paradero. Una fosa clandestina con 28 cuerpos fue una clara señal del drama en la historia detrás de los jóvenes abducidos. 

La fosa fue descubierta en Iguala, en el centro de Guerrero.  Los asesinos confesos, dos sicarios a quienes los agentes locales entregaron los estudiantes. “Indignantes, dolorosos e inaceptables”, así calificó los crímenes el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Los compañeros de las víctimas han anunciado que emprenderán “acciones radicales”. 

Todos los cuerpos encontrados estaban quemados y aún no hay explicación de por qué en la fosa hay 28 cuerpos, ya que sólo 17 correspónden a los jóvenes. 

Lo que sí se sabe, es que los estudiantes fueron seguidos por los sicarios, desde que llegaron a Iguala. Luego que los jóvenes participaran en una protesta en un acto de la esposa del alcalde, se dirigieron al terminal de buses y tomaron por la fuerza tres vehículos. Es normal que los normalistas -colectivo ideológico al que pertenecían los estudiantes- ejecutara este tipo de actos. Los dueños de buses, no lo impiden en general, para no generar más problemas. Pero en esta ocasión llegó la policía y los narcos, y comenzó una balacera. Seis de los jóvenes murieron en el lugar. El resto, incluido heridos, fue detenido y trasladado al patio de la comandancia y de ahí entregados al crimen organizado.

Tenían entre 18 y 23 años. Los cuerpos fueron apiñados y luego les prendieron fuego. Algunas víctimas posiblemente fueron mutiladas antes. Como ahora se sabe, la orden de raptar a los estudiantes partió del jefe de la policía, Francisco Salgado. La orden del asesinato, fue de un mafiosos apodado El Chuky.

Las autoridades creen que esto desatará una ola de violencia mayor. Junto con volver a dejar al descubierto el poder que tienen los narcos en el México profundo

 

 

Lo más visto en T13