La historia del hombre que quiere comprar todos los vinilos del mundo

Si Zero Freitas deja de comprar discos hoy, el proceso de catalogarlos le tomaría 20 años

La historia del hombre que quiere comprar todos los vinilos del mundo

Paul Mawhinney, ex propietario de una tienda de música en Pittsburgh, pasó más de 40 años reuniendo una colección de unos tres millones de LPs y 45s. Para evitar que los discos se fueran deteriorando (no los podía mantener), Mawhinney buscó venderlos. No fue fácil. Pasó cerca de dos décadas tratando de encontrar a alguien. A fines de la década de los 90, llegó a un compromiso con CDNow por un monto de US$28.500.000, pero la explosión de la burbuja de Internet desmoronó el acuerdo. Luego entró en contacto con la Biblioteca del Congreso, pero las negociaciones se desinflaron. En 2008 subastó su colección por eBay, por US$3.002.150, pero el ganador resultó ser un irlandés desprevenido, quien dijo que su cuenta había sido hackeada. Finalmente, Mawhinney leyó que existía un millonario, de apellido Freitas, que no paraba de comprar discos en todo el mundo.  Ese otoño, ocho semirremolques vacíos llegaron a la bodega del Mawhinney en Pittsburgh y se llevaron todos sus discos.

Esta es la historia de Zero Freitas, publicada por el New York Times. Con 62 años, el empresario paulista, quien también compró la colección completa de Colony Record, se ha convertido en el principal dueño de vinilos del mundo.  "He ido a terapia durante 40 años para tratar de explicar esto a mí mismo", dice sobre su adicción a comprar LPs. Su compulsión por comprar discos, dice, está atado a los recuerdos de la infancia y a una pequeña colección de su padre. Pero su primer disco, lo adquirió cuando era adolescente. Fue en 1964 y el LP era  "Roberto Carlos canta a los niños". Desde ese momento no se detuvo. Para cuando terminó la secundaria, Freitas ya era propietario de 3.000 registros. Después de estudiar composición musical en la universidad, se hizo cargo del negocio familiar, una línea de autobús privado que corre por los suburbios de São Paulo. Cuando cumplió 30 años, ya tenía cerca de 30.000 discos.

Unos 10 años después, su compañía de autobuses se expandió, haciéndole rico. No mucho después de eso, él se separó de su esposa, y el ritmo de compra explotó. "Tal vez sea porque estaba solo", dice Freitas. hiy, muchos de los registros provienen de un equipo de exploradores internacionales que Freitas emplea para negociar sus ofertas. Están dispersos en todo el mundo - Nueva York, Ciudad de México, Sudáfrica, Nigeriay  El Cairo. Si Freitas deja de comprar discos hoy, el proceso de catalogarlos tomaría 20 años, como mínimo.

El deseo de Freitas de poseer toda la música en el mundo está claramente vinculado a la infancia  "Un verdadero coleccionista", dice el empresario, "es una persona que se dirige su búsqueda a registros específicos, o a algún género en particular". Pero Freitas odia filtrar sus compras. En una oportunidad le ofrecieron 15 mil discos de polca. Preguntó si en esa colección había artistas específicos que le interesaban. El ofertante no alcanzó a chequear la información y Freitas ya había comprado la colección. El resto de la historia en el New York Times

 

Lo más visto en T13