Las historias detrás de las víctimas de la caída del vuelo MH17

(Foto: AP) A medida que pasan los días se conocen más detalles de las vidas de quienes viajaban en el avión malayo derribado en Ucrania.

Las historias detrás de las víctimas de la caída del vuelo MH17

Entre las 298 víctimas fatales viajaban unas 20 familias, un destacado investigador del SIDA, un ingeniero aeroespacial, una monja y una famosa actriz de Malasia, por ejemplo.

Hoy sus familiares se han visto forzados a interrumpir su duelo para preocuparse de otros problemas, pues los restos de las víctimas habrían sido saqueados y sus pertenencias robadas.

Los familiares han tenido que cancelar las tarjetas de crédito y las cuentas de los celulares de los fallecidos.

Pero detrás de ellos hay historias que de a poco han salido a la luz.

John Alder y Liam Sweeney, Reino Unido

Alder y Sweeney eran seguidores del Newcastle United, club de fútbol inglés, tan fanáticos que tomaron el avión para viajar a Nueva Zelanda y ver la pretemporada de su equipo.

Sweeney –de 28 años- era reconocido dentro de los hinchas, pues como su padre contó a la BBC “el fútbol era su vida” y dedicaba todos los fines de semana a él. Alder - de 63 años-, presumía de haber visto todos los partidos del Newcastle excepto uno en los últimos 50 años.

Por su parte, los dirigentes del club expresaron sus condolencias y valoraron los esfuerzos que ambos hinchas realizaron a lo largo de su vida.

Familia Wals, Holanda

Era una familia de un pequeño pueblo compuesta por Jeroen y Nicole (los padres), el hijo mayor de 17 años Brett, Jinte (de 15 años), Amèl (12), y Solenn (9).

Al padre y sus hijos los unía el ciclismo, deporte que practicaban todas las semanas. La hija menor, en tanto, se había saltado un año en el colegio al poseer grandes habilidades.

Poco tiempo antes de que despegara el vuelo Jinte tuiteó con entusiasmo: “¡en una hora estaré en el aire viajando a Malasia!”.

Cor Schilder y Neeltje Tol, Holanda

Iban de vacaciones a Indonesia y eran dueños de una florería, en la que ahora sus antiguos clientes y amigos han dejado arreglos florales para conmemorarlos. Schilder fue el que dejó una foto en Facebook antes de que partiera el avión, bromeando con que si desaparecía al menos sus amigos sabrían cómo es el avión.

Quinn Lucas Schansman, Holanda/Estados Unidos

Tenía 19 años y estudiaba negocios en Amsterdam, además de jugar fútbol en el club local Olympia ’25. Nació en Estados Unidos, pero su familia se mudó pronto a Europa. Justamente se encontraría con ellos para pasar las vacaciones en Indonesia.

Cameron Dalziel, Sudáfrica/Reino Unido

Era un piloto de helicópteros de rescate de unos 40 años que vivía junto a su esposa y dos hijas en Malasia. Había cambiado recientemente de trabajo para pasar más tiempo con su familia.

Jane Adi Soetjipto, Indonesia

Adi Soejipto, de 73 años viajaba de vuelta a su hogar, donde vivía con su hijo adoptivo. Junto a él planeaba celebrar su cumpleaños, luego de visitar a su numerosa familia en Holanda. Pasó sus últimos meses al lado de su madre, quien estaba enferma y falleció durante su visita.

Familia Allen, Reino Unido/Holanda

John Allen, un abogado británico, vivía en Amsterdam junto a su mujer holandesa Sandra Martens, una profesora, y sus tres hijos Christopher, Julian e Ian—quienes tenían entre 8 y 14 años—. La familia disfrutaría de sus vacaciones en Indonesia.

Philomene Tiernan, Australia

Tiernan, de 77 años, era una monja católica que regresaría a su país natal de un retiro en Francia. Trabajaba en una escuela, donde había realizado clases por más de 30 años.

Familia Jiee, Malasia

Eran seis personas—Tambi Jiee, 49; Ariza Ghazalee, 46; sus hijos Afif, 19; Afzal, 17; Azmeena, 15; y Afruz, 13—, todos volvían a su hogar en Malasia luego de pasar tres años en Kazajistán, donde el padre trabajaba. La última foto de Ghazalee fue subida a Facebook y en ella se veían las maletas de la familia.

Joep Lange y Jaqueline van Tongeren, Holanda

Él era el principal investigador holandés del VIH, que viajaba junto a otros cinco científicos en el avión. Ella, su pareja y colaboradora, con quien trabajaba como directora de comunicaciones. Ambos irían a una importante conferencia del SIDA en Melbourne, Australia. Lange también impartía clases de Medicina en la Universidad de Amsterdam, donde hace poco trabajó en una investigación sobre África.

Lo más visto en T13