ME-O: "Me encantaría ser candidato y espero a Velasco en primarias"

En entrevista con T13.cl, el ex candidato dice estar disponible para medirse en elecciones previas con la Nueva Mayoría.

Crédito: A. Uno
ME-O: Me encantaría ser candidato y espero a Velasco en primarias

A pesar de no estar en un cargo político, el ex candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez- Ominami mantiene una ajetreada agenda pública. 

El cineasta cuenta que no sólo combina sus días como panelista en 7 programas de TV y radio, que preside la Fundación Progresa, y que recorrer Chile y el extranjero ofreciendo conferencias: "también estoy haciendo un documental sobre los pueblos originarios Rapa Nui: lo estoy dirigiendo y estoy en etapa de montaje". 

En entrevista con T13.cl, el ex abanderado presidencial destaca la labor de la Presidenta Michelle Bachelet, cuestiona el trabajo inicial tras las reformas, plantea sus definiciones ante el actual escenario político y llama a la Nueva Mayoría y a Andrés Velasco a responder "si están disponibles" para ir a primarias presidenciales. 

"Me gusta más Bachelet 2014 que la de 2006"

 

— Ud. ha dicho que que "a pesar de no haber votado por Bachelet", se siente inspirado por su "impulso reformista". ¿Qué evaluación realiza del primer tiempo de su actual mandato?

"Creo que Bachelet está haciendo política hoy día por lo que cree bueno para Chile y eso yo lo valoro muchísimo."

— Creo que Bachelet, en este primer periodo, ha estado mucho más dinámica, se ve mucho más convencida de lo que hace, mucho más coherente con lo que promete. 

La vez pasada ella llegó con una promesa de cercanía, y cuando los pingüinos  protestaron  por una educación pública mejor, salió una ley muy mala, que ella promovió, que es la LGE, que fue en nombre de la responsabilidad, una renuncia a lo que ella creía bueno para Chile. 

Sí, estamos más cerca de la Nueva Mayoría que de la Concertación, sí, a veces sí. Sí encontramos mejor a la Nueva Mayoría que lo que fue el gobierno anterior de Michelle Bachelet, sí. Sí nos gusta más Michelle Bachelet 2014 que Michelle Bachelet 2006, también. 

—¿Le ha sorprendido el despliegue del ministro Eyzaguirre, teniendo en cuenta que anteriormente fue secretario de Estado?

"Eyzaguirre es un señor capaz, responsable, honesto y que tiene todas las condiciones para hacerlo mucho mejor de lo que lo está haciendo"

—  Es que yo tampoco nunca fui de los que encontró fabulosa su gestión como ministro de Hacienda, entonces ...creo que él pertenece a una visión de la sociedad, pertenece a la centroizquierda, él pertenece al progresismo y creo que él actúa de muy buena fe. Pero creo que aquí ha faltado fuerza, talento, convicción.

Creo que está a tiempo de corregir, espero que anuncie pronto el ministro Eyzaguirre una agenda corta en defensa de la educación pública.

Entonces, mi invitación-humildemente- es a que corrija: está a tiempo de ser un gran ministro de educación, porque hoy día no lo es. 

— ¿Se justifican las interpelaciones a los ministros?

— Creo que el ministro de Transportes, ministro de Hacienda y el de Educación son ministros que tienen que trabajar mucho más y mejor, porque están conduciendo mal las reformas. 

Y creo que - yo, al menos- no habría permitido que tomaran vacaciones, como se las tomaron antes de asumir, y habría estado disponible para esto niveles de deficiencia en el manejo de las reformas. 

Creo que la conducción de la reforma tributaria no fue buena. Creo que la conducción actual de la reforma educacional tampoco es buena. La desprolijidad de estos ministros está llevando a un proceso importante, a un impulso transformador de Chile, a una desconfianza. Y eso es una falla de los ministros. 

"He conversado con la Nueva Mayoría, pero la DC no ha querido reunirse nunca"

 

— Independiente de la reacción de la DC, ¿cómo están sus relaciones con la Nueva Mayoría? 

"Hemos conversado con la Nueva Mayoría, con casi todos, pero con los dirigentes de la DC ha sido imposible: nunca han querido reunirse"

— No es posible pensar un paso más en política sin los movimientos sociales, pero también están los actores políticos, y con los de la Nueva Mayoría sí hemos conversado, con casi todos, con los dirigentes de la DC ha sido imposible, porque no han querido reunirse nunca. 

Nos encantaría el día de mañana que haya una reunión con la directiva del PRO con la del PDC, con el resto de los partidos hemos tenido reuniones, encuentros, seminarios, y sí, no tengo nada que esconder; he conversado en lugares públicos y en lugares privados, con políticos del PH, de IC, de RD, de distintos partidos y movimientos, y lo voy a seguir haciendo. 

— ¿Está disponible a ser candidato presidencial por tercera vez?

"Espero que Andrés Velasco honre su palabra del 2013, cuando pedía primarias. Y le propongo que hagamos las primarias que él pedía"

—Yo he respondido siempre de frente a las preguntas, no escabullo mucho, y no tengo problema en responder su pregunta con total sinceridad: me encantaría ser candidato a Presidente de la República. 

Y el día de mañana, dentro de una gran mayoría ciudadana, conducir un proceso de cambio social para Chile. Me encantaría, pero eso requiere también respetar los tiempos, no es tiempo de elecciones hoy día. 

Voy a tratar, a mis 41 años, de ayudar todo lo que pueda, para que todos los niños tengan la misma educación que los hijos de los diputados, para que nuestros niños conozcan los parques públicos, el transporte público espectacular y no como el espacio marginal de la sociedad.

"Espero que Velasco vaya a primarias conmigo" 

— ¿Cómo ha visto la puesta en escena de Velasco, en su acercamiento con Amplitud y las dudas sobre su domicilio político?

 

Yo espero que Andrés Velasco cumpla su palabra, la de 2013, cuando él pedía primarias conmigo. 
Supongo que va a cumplir su palabra, y que no caiga esto en las contradicciones de Velasco, que han sido bastante permanentes: un rato con la derecha, un rato con Bachelet. Un rato contra Bachelet, un rato contra la derecha. 

Cuesta entender sus pasos, yo espero que él honre su palabra del 2013, cuando pedía primarias. Y le propongo que hagamos las primarias que él pedía.

 Carlos Peña dijo en T13.cl que usted tenía "ocurrencias, pero no ideas"

"Entiendo que para quien está en la Academia, que es experto en temas, se le hace muy insoportable que uno participe en distintos foros"

— Creo que la incomprensión del mundo de la Academia, intelectual, con el mundo político, los que aspiramos a conducir procesos, a encabezar procesos junto a movimientos sociales, a partidos, junto a vecinos y vecinas, tenemos una gran falla. 

Es una visión sobre lo público, respecto de la dimensión de lo público, la libertad, la igualdad, el capital y el trabajo, son reflexiones bien sistematizadas. Pero atiendo que siempre hay que mejorar.

En las últimas semanas no debo haber participado en menos de 15 paneles, sobre distintas materias: salud, previsión, política exterior, constitucional...y por tanto, atiendo el punto, pero efectivamente, creo que el progresismo es una visión de sociedad , que cada día adquiere más densidad. 

— Con dos campañas a cuestas, ¿qué de nuevo podría aportar al país con su candidatura?

— En 2009, impactamos al país, impactamos la política. Obligamos a buena parte de la clase política a transparentar cosas que no estaban en el debate, sus convicciones, sus miedos, sus intereses, sus cálculos. 

En 2013 fuimos capaces de exponer, mejor, una visión de sociedad. Además, fuimos capaces de institucionalizarnos en el PRO.

Creo que los próximos pasos son de acompañar el impulso transformador, de no ser un obstáculo a la Presidenta de Chile y sobre 2017, pelear en la defensa de lo público. 

"Hubo problemas en el orden de las reformas"

— El problema central de las reformas, ¿ha sido el fondo, la forma, ambas? 

— Ambas, ambas, lo primero, el orden de las reformas, qué iba primero. Yo habría partido por hacer dos cosas simultáneamente: la defensa de los liceos, acotar la discriminación en los particulares subvencionados. 

En forma también, porque comunicacionalmente, en temas de defensa política y conducción política, hay un déficit. Y en fondo también, porque creo que, por ejemplo, lo tributario: no hablar de cobre, no hablar de royalty del cobre, es como no hablar de Chile.

¿Coincide con el juicio de Bachelet, de que habría una campaña del terror sobre las reformas? 

— No veo que haya un miedo, una búsqueda de generar miedo en la sociedad chilena, creo que la derecha actúa de muy mala fe cuando bloquea las reformas, diciendo que ellos ayudarían en la educación pública, lo que es mentira. 

Cuando en 2006 propusimos priorizar la educación pública, ellos dijeron que no, porque discriminaba a la particular subvencionada, y ahora que alguien quiere cambiar esa, dicen: 'partamos por lo público'. 

Faltan a la verdad, por tanto...creo que hay mala fe en algunos planteamientos de la derecha y en algunos sectores de la derecha, pero no veo una campaña de demolición, sino lo que veo es el uso legítimo que hacen los poderosos de la derecha, de su fuerza parlamentaria 

— ¿Cómo observa el desempeño de la oposición ante las reformas? 

"La Alianza es un sector político del país que está todo el día en contra de que Chile ponga los dos pies en el siglo XXI"

— Si el día de mañana nos toca a nosotros gobernar, vamos a llegar a acuerdos con la derecha, pero lo haremos por el bien de Chile, no porque queramos nosotros subir nuestros bonos de credibilidad. Creo que ahí hay un problema: hacer política para ti o para el bien de Chile. 

Lo que nosotros criticamos de lo que hace la Alianza es que hay un ánimo obstruccionista. Todo NO, hace 24 años que nada les gusta. Se opusieron a todas las reformas educacionales, a todo ha dicho que no la derecha. 

Existen, pero son muy pocos, los parlamentarios de derecha que están preocupados del bien de Chile. Uno los ve preocupados de una revancha respecto de Sebastián Piñera, de pasar la cuenta, de que le vaya mal a Bachelet. Y ahí yo no me siento para nada interpelado. 

— ¿Cómo evalúa la arremetida de los padres que forman la Confepa? 

"No creo que uno pueda decir que la Confepa está manipulada por la derecha. Creo que expresa lo que  uno escucha en la calle: una gran confusión respecto a las reformas"

—No satanizaría a la Confepa. Creo que la Confepa y la derecha tienen, por razones distintas, visiones muy críticas sobre las reformas.

Los parlamentarios de la derecha fueron electos para bloquear las reformas, por lo cual no es muy sorprendente que estén en contra, si estaban con Evelyn Matthei, que estaba en contra de todo esto. 

Esa confusión hay que escucharla, yo no invalidaría a la Confepa porque fueron a marchar con senadores de RN, creo que no. 

—¿Qué le parece el argumento de que la reforma educacional coartaría libertad de padres y sostenedores?

"Es justo que no haya lucro en las salas de clase, es justo que no haya selección según el matrimonio de sus padres,  que no se le elija según la chequera de la mamá"

— Creo que, para que haya libertades, tiene que haber también justicia. Y creo que el sistema de mercantilización del aula, de lucro con nuestros niños, es injusto, porque el que tiene plata tiene mejor educación, el que tiene menos plata tiene peor educación.

Entonces, separar la libertad de la justicia es un pésimo camino y creo que es justo que no haya lucro en las salas de clase, es justo que no haya por ejemplo, selección de alumnos según el matrimonio de sus padres, que es justo que a un niño no se le elija, según la chequera de la mamá. 

"No hay crispación política, sí desconfianza"

— Días atrás, los ex presidentes Piñera y Lagos coincidieron en un foro, y hablaron de que en Chile habría un clima de "crispación política", ¿concuerda con el diagnóstico?

— No, no lo comparto. A mí me preocupa, más bien un clima de desconfianza entre los agentes productivos y la política.

— ¿Cómo observa el resurgir de líderes de la ex Concertación en el escenario actual? ¿Le parece positivo?

— Depende. A mí, per sé, que la generación de la Concertación, que gobernó durante veinte años, vuelva a existir, no me parece un problema en sí mismo, depende del servicio de qué ideas. 

Cuando Ricardo Lagos habla de despenalizar las drogas, es un tremendo aporte. Cuando habla que se necesita dinamizar la economía chilena, hay que leerlo. 
Cuando trata de enredar las reformas y no ayuda a Bachelet, me parece que eso no es justo. No es justo, por él mismo y por ella, creo que es una señal confusa. 

Cuando Camilo Escalona aparece públicamente, diciendo que es importante que la política recupere el centro de su prestigio, me parece un buen aporte. Cuando trata de evitar que exista competencia, que se construya una gran centroizquierda, con primarias para todos los cargos, ese es un problema. 

Cuando Gutenberg Martínez también dice que no quiere que la DC compita en primarias abiertas para todos los cargos, creo que es un mal paso. Pero cuando abre la puerta a necesidad de un frente amplio, creo que es un buen paso. 

Lo más visto en T13