Misionero chileno en África pide humildad a Felipe Berríos y le recuerda amistad con empresarios

(Foto: A. UNO) Ricardo Cáceres trabajó 16 años en África y cuestionó las últimas declaraciones de Berríos. "Hay varios chilenos trabajando en África. Ellos no necesitan de entrevista, hacen lo que deben hacer por vocación, en el silencio y sin tanta publicidad".

Crédito: Agencia Upi
Misionero chileno en África pide humildad a Felipe Berríos y le recuerda amistad con empresarios

 

Una dura respuesta a las últimas declaraciones en televisión recibió el sacerdote jesuita, Felipe Berríos.

A través de una carta publicada en la web del Episcopado, el sacerdote salesiono, Ricardo Cáceres Lamas, criticó duramente las salidas de su par, quien criticó a las Universidades Católica y de Los Andes por sus servicios de salud.

A esta controversia respondió el propio rector de la UC, Ignacio Sánchez, a T13.cl, aseverando que el clérigo debiera "informarse" antes de emitir sus opiniones.

Por su parte, Cáceres - quien se desempeñó como misionero en Africa entre 1997 y 2013- señala en su misiva que "a partir de la entrevista dada en televisión por el P. Berríos, me nace expresar lo siguiente, porque inició hablando de África (mi segundo hogar)".

"Aún cuando hay contenidos que son verdad en su entrevista, también debe existir la forma de dar a conocer esos contenidos, que puedan producir unidad y no divisiones. Hay varios chilenos trabajando en África hace muchos años.  Ellos no necesitan de entrevista., hacen lo que deben hacer por vocación, en el silencio y sin tanta publicidad.  Varios han vivido situaciones difíciles y trabajan por los más pobres.. El silencio es su mayor fuerza de testimonio. Yo he trabajado 16 años en África". 

Al mismo tiempo precisa que "por ahora he regresado (Dic 2013), y aprendí entre muchas cosas, que la humildad es el mayor testimonio que se puede dar".

"No tuve esas posibilidades económicas como tú desde Chile de tus amigos y empresarios... Tampoco no fue necesario para hacer el bien de muchas maneras (la palabra y el testimonio). No creo necesitar y gritar a los cuatro vientos todo lo que hice", le precisa al jesuita. 

Por ello, sugiere a Berríos:  "recuerda de compartir también aquello que no pudiste hacer, o lo que deberías haber hecho por los otros en ese continente. Llévalo contigo en tu corazón y esa experiencia que recibiste, aplicala en tu diario vivir, con respeto a todos. Recuerda que hay un padre chileno que trabajó y vivió en Rwanda mas de 15 años en tiempos del genocidio, fue perseguido, le mataron a sus alumnos, y trabajó con refugiados en Burundi, pasando muchos momentos difíciles... nadie lo entrevistó... el vive y trabaja en silencio en un lugar de Chile... y así tantos".

"Berríos, si amas a la Iglesia defiéndela y trata a todos con respeto y cariño. No somos dueños de la verdad... Y seguramente habrás aprendido en África, en esos poquitos años, que se debe observar, escuchar y hablar con respeto y con calma para poder insertarte en la cultura... Trata bien tanto a los ricos como a los pobres, a los que piensan distinto, a los que entiende de manera diversa y aquellos que todavía están en camino de comprender. Ama a tu Chile y ama a tu Iglesia. No desacredites a nadie, aunque aquellos estén en el error". 

La misiva finaliza con que "la caridad por sobre todo... No somos salvadores en África y de ningún sistema, político, religioso, económico, etc, somos curas al servicio de la Iglesia y del mundo, especialmente de los más pobres, y con mucha humildad". 

Lo más visto en T13