Sedación consciente: La nueva técnica para tratamientos odontológicos

El procedimiento permite al paciente estar relajado y reducir las sensaciones de malestar, dolor y ansiedad.

Crédito: Grupo Odontológico Norden
Sedación consciente: La nueva técnica para tratamientos odontológicos

Ir al dentista puede ser una experiencia desagradable, considerando que muchas personas lo asocian al dolor y a una serie de miedos. Pero en la actualidad, se ha creado un método que podría evitar esa angustia previa: La sedación consiente.

Se trata de una innovadora técnica que elimina la sensación negativa a la hora de un procedimiento odontológico. Esta sedación se realiza mediante la inhalación de óxido nitroso, comúnmente conocido como gas hilarante o gas de la risa, que produce un estado de relajo, el cual permite al paciente estar lúcido durante el procedimiento

El gas volátil se aplica con una pequeña mascarilla en la nariz del paciente, donde un especialista evalúa el grado que se administrará.

“Nos referimos a una derivación de las subespecialidades de la anestesia, que busca es mantener al paciente relajado y que toda la ansiedad, el miedo y los traumas previos que pueden manifestar, se olviden. Les permite estar mucho más presente y sin tanta ansiedad durante el procedimiento”, explica la Emilia Barros, cirujano dentista de Clínicas Norden, que pertenece al conglomerado Odontológico.

“La persona sabe quién es, dónde está, si le duele algo me lo puede decir porque puede identificarlo, pero el nivel de ansiedad o miedo se elimina por completo”, aseguró.

Rápido efecto

Este tipo de sedación no es metabolizada por el cuerpo y la experta asegura que “no tiene efectos secundarios”, permitiendo que el paciente se recupere rápidamente, al contrario de otras técnicas que "dejan efectos residuales por más de 24 horas", aclaró.

Cuando se corta el óxido nitroso, la persona vuelve a estar completamente consciente entre 2 a 5 minutos.

El método se ha utilizado en Estados Unidos y en Inglaterra para mujeres al momento del parto. No requiere pabellón, ni máquina de anestesia, ni tampoco anestesista.

Utilización en menores

La especialista Emilia Barros explicó que el óxido nitroso se usa mucho en pediatría por la seguridad que ofrece: “Sedar con pastillas, algo que lamentablemente se usa en nuestro país, tiene sus riesgos y un efecto paradojal. El niño se puede alterar o puede generar un paro respiratorio y uno nunca sabe cómo va a terminar”.

Vale destacar que la sedación consciente está contraindicada para pacientes que usan medicamentos antipsicóticos o para dormir en grandes dosis o de manera muy reciente, ya que el óxido nitroso puede interactuar con estos medicamentos provocando mareos.

La especialista agregó que en “el caso de un paciente mayor, con una hipertensión que no esté bien controlada, que tome varios medicamentos, y/o que haya tenido un infarto o respuestas no ideales a una anestesia general, necesita anestesista porque el manejo es más fino y debe estar controlado”, dijo.

Lo más visto en T13