No todo es azar: científicos descubren receta para ser el campeón del Cachipún

Estudio chino investigó el comportamiento de más de 300 jugadores y llegó a la conclusión que se siguen ciertos patrones a la hora de elegir entre piedra, papel o tijera.

No todo es azar: científicos descubren receta para ser el campeón del Cachipún

¡Ca-chi-pún!  Y en tres segundos la suerte está echada… o no. Según científicos de la Universidad de Zheijang, en China, este popular juego no está tan ligado al azar como se podría creer. Después de estudiar el comportamiento de 360 jugadores enfrentados a 300 rondas de juego descubrieron que se pueden predecir ciertos patrones a la hora de decidir entre piedra, papel y tijera.

Y es que, al final, las elecciones no son todo lo aleatorias que podríamos creer: el campeón suele aferrarse a su opción ganadora, el perdedor prefiere desechar su mano o bien tendemos a cambiar de elemento a la cuarta ronda. Tal como explica un artículo de la BBC, este actuar ya fue anticipado por la célebre teoría de juegos del Nobel John Forbes Nash. 

Pero también hay otro factor que ayuda a predecir el comportamiento de los jugadores. Tanto en el mundo anglosajón como en algunos países de habla hispana, este popular juego se llama “piedra-papel-tijera”. Esta secuencia, grabada por generaciones en la mente de los contendores, tiende a ser repetida al momento de jugar. Es decir, es muy probable que si se enfrenta a un estadounidense o a un español, éste empiece la partida con “piedra”.

Así si se desea ser un campeón en esta disciplina, vale seguir estas recomendaciones surgidas del estudio y que ABC enumera:

1.- Empezar por papel, ya que un gran porcentaje de jugadores tiende a comenzar por piedra.

2.- Si se pierde contra piedra, optar por papel ya que es muy probable que el ganador repita su opción.

3.- Si se pierde contra tijera, optar por piedra.

4.- Si el contrincante lleva tres veces optando por el mismo elemento, es muy probable que en la cuarta jugada cambie.

Y la última recomendación: jugar con los ojos cerrados. Sí, porque de esta forma, no sólo aumentarían las probabilidades de repartir aleatoriamente las opciones sino se evita una de las acciones más frecuentes y camino seguro al tedioso empate: copiar las elecciones del rival.  

Lo más visto en T13