Once de los padres de las 200 niñas secuestradas en Nigeria murieron sin ver a sus hijas

Siete murieron a manos del grupo que secuestró a sus hijas.

Once de los padres de las 200 niñas secuestradas en Nigeria murieron sin ver a sus hijas

En los tres meses desde que los extremistas islámicos secuestraron a más de 200 escolares de Nigeria, 11 de sus padres han muerto, según información de AP. Siete padres de las niñas secuestradas estaban entre 51 cadáveres traídos al hospital Chibok después de un ataque de Boko Haram a la aldea cercana de Kautakari este mes

Otros cuatro padres han muerto a causa de la insuficiencia cardíaca, la presión arterial alta y otras enfermedades que la comunidad atribuye al trauma del secuestro masivo, que ya cumple 100 días.  "Un padre de dos de las niñas secuestradas entró en una especie de estado de coma y repetía los nombres de sus hijas, hasta que la vida le dejó", dijo Pogu Bitrus, lider de la comunidad.

El presidente Goodluck Jonathan se reunió el martes con los padres de los 219 escolares nigerianos secuestrados y algunos compañeros de clase que lograron escapar de los extremistas islámicos. Jonathan se comprometió a seguir trabajando para ver a las niñas fueran liberadas.

Chibok, la ciudad donde fueron secuestrados a las chicas, está prácticamente aislada. Las carreteras son cortadas frecuentemente por los terroristas y las líneas aéreas ya no vuelan a la zona.  Pero eso no es lo peor: Boko Haram se acerca a Chibok, atacando aldeas cada vez más cerca de la ciudad. Los pobladores que sobreviven se van a la ciudad, que ya no resiste más gente. Una crisis alimentaria se cierne sobre ellos, junto con la escasez de dinero y combustible.

En el lado positivo es que algunas de las mujeres jóvenes que escaparon están recuperando, dijo un trabajador de la salud, que insistió en el anonimato por temor a represalias por parte de Boko Haram, cuenta AP

 

Lo más visto en T13