Papas Fritas rompe su silencio y llama a estudiantes de U. del Mar a negar sus deudas

Francisco Tapia, el polémico artista que quemó pagarés de estudiantes avaluados en unos 500 millones de dólares, deja la clandestinidad y regresa con todo. “Por ahora vuelvo a mi hogar y a seguir colaborando con el movimiento estudiantil”, señala.

Papas Fritas rompe su silencio y llama a estudiantes de U. del Mar a negar sus deudas

En una entrevista concedida a varias radios y medios comunitarios el artista se refirió a su intervención más polémica, a su presente y también a lo que se viene.

Ya había sufrido persecuciones políticas, se me había golpeado y amenazado de muerte”, fueron sus primeras declaraciones, a lo que agregó que el proyecto que involucró los pagarés de la Universidad del Mar –y su posterior autodenuncia-  hasta ahora no le ha traído ese tipo de problemas.

La Universidad del Mar había sido un emblema en cuanto al lucro, en cuanto al derecho educativo, y también respecto de los profesores”, declaró.

Papas Fritas añadió como uno de los motivos de su trabajo que “se les cortó el sueño educativo a muchos jóvenes, que ahora se ven dificultados de entrar a un trabajo, ya que tienen un cartón de la Universidad del Mar, la que fue desprestigiada por los medios y la gente. Les han violado todos sus derechos, es una violencia tremenda la que hicieron con estos jóvenes”

A la vez, reveló cuál fue la fuente de inspiración de su obra: un incendio en la casa del ex rector de la universidad, Héctor Zúñiga, en 2013.

Respecto del mismo Zúñiga, señaló que “le ofrecí que habláramos cuando él le pagará a los funcionarios y trabajadores”

Papas Fritas fue enfático en decir que los pagarés ya fueron quemados y no existe ningún tipo de respaldo digital, pues, según él, la universidad los habría borrado “porque ahí se demostraba que había un fraude”.

Consultado por posibles represalias legales a su intervención, el artista advierte que “hasta el momento no hay ninguna prueba, ellos me tienen que preguntar cuáles de todas estas cosas son verdad o mentira, y ver si esas cenizas correspondían o no (a los pagarés)”.

Dirigiéndose directamente a los estudiantes de la Universidad del Mar que tuvieran deudas, Tapia fue claro al expresar lo que él cree que debiesen hacer: “Nunca se supo que esos papeles no existían. Hoy en día estos papeles no tienen registro digital, estos papeles se quemaron, cuando los llamen tienen que ir y en ese lugar ustedes tienen que decir ‘no tengo ninguna deuda’.”

Finalmente se despidió con la satisfacción de haber cumplido sus objetivos con el polémico trabajo y con la mente puesta en nuevas intervenciones que puedan cruzar diversos movimientos sociales.

Creo que se logró una pequeña victoria. Se me ha tildado de héroe, pero no quiero serlo. Ahora espero poder disfrutar a mi familia y juntarme con todas las personas que sientan empatía por este proyecto, reunir ideas para seguir realizando cosas por el movimiento estudiantil y distintos movimientos sociales como el de la Salud, también los trabajadores por un sueldo y tiempo de trabajo dignos. La ciudadanía tiene que generar un movimiento más abierto y unificado”, sentenció.

 

Lo más visto en T13