Fármaco contaminado genera infecciones intrahospitalarias en centros privados y públicos

La Clorhexidina Gluconato fue puesta en “cuarentena” por el ISP. Los casos se han confirmado en La Clínica Las Condes, el Hospital de la Fach y la investigación se amplió hacia otros recintos.

Hace diez días, el Instituto de Salud Pública (ISP), recibió la primera alerta: En la Clínica Las Condes, ocho muestras de laboratorios, que correspondían a ocho pacientes del recinto privado, dieron positivo para el microorganismo Serratia marscescens. Se suman, dos casos positivos además en el Hospital de la Fuerza Aérea de Chile (Fach).

De esta forma lo confirmó a T13.cl, el director (S) del Instituto, Roberto Bravo.

Desde el ISP, aseguraron también que la investigación por casos de pacientes con Serratia "se amplió a varios otros recintos asistenciales públicos y privados", cuyos casos se darán a conocer esta semana formalmente, luego de que se revelen todos resultados de las muestras de laboratorio.

Se trata de una infección intrahospitalaria, que habrían desarrollado estas víctimas tras haber adquirido el producto farmacéutico Dichlorexan (fa) (solución tópica 2%, acuosa coloreada), fabricado en Chile por el laboratorio  Difem Pharma, cuyas partidas (de lotes 1080224140 y 1080225140), estaban contaminadas con este microorganismo, que es considerado peligroso para el hombre, dado que puede provocar conjuntivitis, queratitis e infecciones en heridas, riñones y vías urinarias, así como infecciones respiratorias, meningitis y endocarditis.

Esta bacteria, afecta especialmente a pacientes hospitalizados y a personas que tienen la inmunidad disminuida por enfermedades crónicas o tratamientos médicos inmunosupresores.

Por su parte el ISP, ordenó alerta de retiro de mercado de las partidas contaminadas de este fármaco, el 17 de noviembre, tres días después de ser informados por este escenario.

Además, se resolvió dictar cuarentena de  distribución para el producto y, se ordenó la cuarentena también de todos los productos con la materia prima clorhexidina Gluconato, fabricados por este laboratorio. 

El ISP recomendó formalmente a los prestadores de atención en salud (hospitales y clínicas), “la suspensión de uso de productos indicados, hasta que se realice el alzamiento de la medida”, declararon públicamente. 

“Estamos trabajando en conjunto con la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud y hemos vigilado y controlado el panorama también, informando a las seremías de salud al respecto”, agregó Bravo. 

Fármacovigilancia: Activar los sistemas preventivos

Es preciso comprender que todos los medicamentos pueden producir reacciones adversas, aún si se utilizan en las dosis terapéuticas e indicación correcta.

Por ello, el llamado del ISP, es que “ante una sospecha de algún efecto no deseado o nocivo, consulte a la brevedad con un profesional de la salud para recibir orientación”, explicó Roberto Bravo.

Para casos como el de pacientes infectados por Serratia, por ejemplo, es fundamental la activación de la Fármacovigilancia, ejercicio que se realiza desde el instituto, también a través de la Agencia Nacional de Medicamentos (ANAMED).

Este programa, corresponde a la notificación espontánea, la que consiste en comunicar al ISP, por parte de un profesional de la salud, o de cualquier ciudadano, las sospechas de reacciones adversas a medicamentos de las que éste toma conocimiento, incluidos la dependencia, el abuso, el mal uso y la falta de eficacia, en un formulario expresamente creado para tal fin.

Dicho formulario, y el instructivo para su uso, pueden descargarse aquí.

“Lo principal es que se activen los sistemas preventivos y cautelares, requisar los productos y retenerlos en caso de que sea necesario”, explicó Bravo.

Lo más visto en T13