Los dueños de Penta explicaron los dineros entregados a sus esposas

Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano también están siendo investigados por boletas de honorarios entregadas a sus familiares en el marco del caso de los delitos denunciados por Impuestos Internos. Ambos aseguraron que si bien sus cónyuges no trabajaban para Penta, sí los asesoran a ambos en temas profesionales y que esta práctica viene desde 1996.

Los dueños de Penta explicaron los dineros entregados a sus esposas

Al finalizar el secreto de la investigación del caso Penta, dos de los principales involucrados se acercaron a la Fiscalía a prestar declaraciones. Así fue como los controladores del holding, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, concurrieron durante dos días a entregar su versión de los hechos, donde dejan recaer las responsabilidades en el ex gerente general de Empresas Penta, Hugo Bravo.

Primero fue el turno de Carlos Alberto Délano, quien se presentó en el Ministerio Público el pasado 5 de enero.  En su declaración, obtenida por T13, Délano confirmó que “respecto de las boletas de mi cónyuge y de Carlos Eugenio, esto viene del año 1996 más o menos”.

Asimismo, calificó el mecanismo como “una estupidez legal y una pésima decisión”, además de endosar a Hugo Bravo la idea del mecanismo. “La idea nació de Hugo Bravo, nos dijo que era mejor repartir una parte del sueldo con boletas de las señoras y yo entendí que eso se podía porque correspondía a los montos que mi señora administra por su cuenta mensualmente. Mi señora no tenía idea”.

Délano incluso detalló cómo se efectuaba esta práctica de entrega de honorarios a las cónyuges y aseguró que, pese a no ser una asesora formal, su esposa siempre le entregaba consejos sobre negocios. 

Así, según dijo Délano, “las boletas se fueron haciendo manualmente y de manera casi automática por parte de administrativos de la empresa. Los dineros se depositaban mensualmente en mi cuenta y luego yo le entregaba mensualmente una cantidad semejante a mi señora. Mi señora no iba a la oficina, pero sí me asesoraba en cosas de mi trabajo. Mi señora no prestaba asesorías para Penta III ni a Inmobiliaria Los Estancieros. Pero quiero dejar presente que mi señora ha sido una fuente permanente de consejos y decisiones en el ámbito empresarial de Penta. Respecto de la señora de Carlos Eugenio Lavín entiendo que es más o menos parecido”.

Por su parte, el día siguiente Carlos Eugenio Lavín también se presentó en la Fiscalía, y repitió una versión similar a la de Délano. En primera instancia, Lavín señaló que “aunque parezca insólito yo no estaba consciente del hecho porque nunca he visto una boleta de mi señora”. Luego, agregó que ella “efectivamente de manera formal no le presta servicios a Penta III ni a Los Estancieros, aunque de hecho me asesora y participa en todas mis decisiones de negocio”.

“Lo que yo sabía era que Penta III le depositaba 8 millones de pesos a mi señora a fin de mes y luego, a los pocos días, se me depositaba una suma similar en mi cuenta corriente, la que yo a su vez devolvía a Penta III”, indicó Lavín.

Al preguntársele cómo se enteró del mecanismo y desde cuándo data, Lavín relató: “Revisé las declaraciones de mi cónyuge María de la Luz Chadwick Hurtado y descubrí que esto viene desde el año 1996. Yo nunca vi las boletas”.

“Haciendo memoria recuerdo que Hugo Bravo me dijo que le iban a sacar boletas a las señoras y que era bueno porque íbamos a pagar menos impuestos y que era ajustado a la ley. De ahí en adelante la operación fue automática mediante Tesorería de Penta”, precisó el controlador de Penta.

Por otra parte, Lavín también dijo haber “olvidado como era el tema” y reveló que “los autos de mi cónyuge se adquirían también a nombre de la empresa, específicamente se utilizaba Inversiones Pacífico, lo cual también me dijo Hugo Bravo que era legal”.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13