¿Por qué el gobierno arremetió contra el mercado y el precio del gas?

(Foto: Agencia Uno). La regulación del mercado del gas fue una de las políticas en las que la agenda energética presentada el jueves por el gobierno fue más enfática. Según ha señalado el ministro de Energía, Máximo Pacheco, una de las ideas es terminar con el "monopolio" en los terminales de GNL y controlar a los distribuidores y la diferencia entre el precio de compra y el que ofrecen al cliente.

¿Por qué el gobierno arremetió contra el mercado y el precio del gas?

 

Por Luis Concha

El jueves, luego de la presentación de la agenda de energía realizada en La Moneda, el ministro del ramo, Máximo Pacheco, hizo un análisis de la situación energética en el país y dijo que "en Chile está regulada la generación de energía para los sectores residenciales y pequeños consumidores, la transmisión y la distribución", pero agregó que "no se reguló el gas y queremos revisar esa situación. Es parte de las propuestas y proyectos que se mencionan en la agenda legislativa. No conozco otro país donde el gas de red no esté tarificado".

 

Lo que propone la agenda

El secretario de Estado hizo hincapié en una de las propuestas de la agenda energética, la que contiene un ítem denominado "Medidas pro eficiencia en el mercado de Distribución de Gas de red". En él, se señala que "se resolverá el vacio legal para determinar las tarifas de gas de empresas concesionarias que superen el límite de rentabilidad máxima permitida".
 
En ese sentido, el documento entregado ayer por el gobierno, sostiene que el segundo semestre de 2014 se realizará "una propuesta legal para realizar la fijación tarifaria del mercado". Dicho proyecto contendría "obligaciones de registro, calidad de servicio similares a las exigidas a las empresas concesionarias, transparencia informativa a regulador y usuarios", entre otras materias. 
 
Eso sólo en materia de uso domiciliario y residencial, pues en materia industrial y generación, la agenda presentada ayer por Bachelet también establece cambios:
 
Enap ofrecerá contrato gas natural y capacidad resgasificación por 1,1 MM3 año a generadores eléctricos por 10 años
Desarrollo de una agenda de autorregulacion y dictación de normas legales y reglamentarias para terminales existentes.
Ampliación del terminal de Quintero.
Impulsar la construcción de un tercer terminal de GNL en la zona centro sur.
 

Los argumentos

Según ha argumentado el ministerio de Energía, en materia de gas de red, el mercado se ha desarrollado exponencialmente en los últimos 20 años y hoy cubre cerca de un millón de clientes y cubre cerca del 25% de la población.
 
Sin embargo, el gobierno ha calificado como "inaceptable" el precio que el combustible tiene hoy en el país. Según se explica en la agenda energética, "en este mercado coexisten empresas concesionarias de servicio público de distribución de gas (dos tercios del mercado), sujetas a normas de calidad y continuidad de servicio, con empresas sin concesión que distribuyen gas licuado gasificado en condominios y edificios en condiciones regulatorias asimétricas respecto de las concesionarias. La regulación del mercado es mínima: las empresas pueden decidir libremente sus tarifas, con excepción de la concesionaria de la región de Magallanes y pese a que las concesiones de distribución no reconocen un derecho exclusivo de explotación existirían barreras de salida una vez que el cliente residencial ha optado por un distribuidor, dificultándose de esta manera la competencia".
 
Sobre el GNL, el análisis del gobierno es que se debe acabar la diferencia entre el precio que los distribuidores pagan en el terminal de Quintero, respecto al del cliente. Lo dijo el ministro Pacheco en la sesión de la comisión de Energía y Minería en el Senado de comienzos de mayo: "Vamos a controlar más a los amigos distribuidores de gas que compran a US$ 9,5 y venden a US$ 30. Eso es lo que se quiere monitorear y vamos a hacer algo al respecto".
 
Eso, porque según el ministro, la empresa distribuidora paga por el gas en el terminal de Quintero US$ 8,5 por millón de BTU (unidad térmica británica), a lo que suma US$ 1,5 por tratamiento de cargo. Sin embargo, luego la BTU de gas luego vende a US$ 30 al usuario final.
 
"Les dijimos 'vengan muchachines' y les comunicamos que tienen que abrir el terminal de GNL de Quintero porque ese puerto es una facilidad esencial".
 
También, otro de los objetivos del ministerio es permitir, tras el diagnóstico sobre el uso de los puertos de GNL de Quintero y Mejillones, que otros actores del mercado puedan utilizar los terminales. Lo indica el propio diagnóstico de la agenda energética, cuando señala que en el modelo de negocios de ambos terminales aparecen empresas generadoras (Endesa en Quintero y GDF Suez en Mejillones), lo que "podría estar dificultando el acceso a los demás competidores al uso de los terminales en modalidad spot y a disponer de capacidad reservada para nuevos proyectos, especialmente en generación".
 
Según explicó Pacheco en el Senado, la idea del gobierno es romper con el "monopolio de los puertos de GNL" y que para ello, "les dijimos 'vengan muchachines' y les comunicamos que tienen que abrir el terminal de GNL de Quintero porque ese puerto es una facilidad esencial".
 

La respuesta de las distribuidoras

Después de los anuncios del gobierno, la variación en el precio de la acción de Gasco fue de -4,14 el jueves y de -6,82 el viernes. La de Copec, una de las propietarias de Metrogras -junto con Gasco y Trigas- fue de -0,59 el jueves y de -0,66 el viernes. 
 
Una vez conocida la agenda energética, la Asociación de Distribuidores de Gas Natural (AGN) reaccionó a los anuncios gubernamentales y aunque dijo que "aplaudimos especialmente algunos puntos relacionados con el impulso a la eficiencia energética y con la corrección de algunas asimetrías que hoy afectan el normal desarrollo de la industria del gas natural", también fue enfática en señalar que "la industria del gas natural ya está regulada" y en indicar que el el tema de los precios "obedecen a una fórmula de desarrollo e inversión privada que no cuenta con subsidios o mercados protegidos".
 
Después de los anuncios del gobierno, la variación en el precio de la acción de Gasco fue de -4,14 el jueves y de -6,82 el viernes. La de Copec, una de las propietarias de Metrogas -junto con Gasco y Trigas- fue de -0,59 el jueves y de -0,66 el viernes. 
 
De todas formas la AGN dijo que "nos parece sano que en este contexto se planteen posibles mejoras a la regulación sectorial, para lo cual estamos abiertos a cooperar activamente".  La discusión se extenderá al menos hasta el primer trimestre de 2015, fecha en la que según la agenda legislativa del ministerio de Energía se enviará el proyecto para aumentar la eficiencia en el mercado de distribución del gas de red.
 

Lo más visto en T13