Ruanda: Siete claves para entender el genocidio

A 20 años de una de las más sangrientas masacres africanas.

Ruanda: Siete claves para entender el genocidio

En abril de 1994, el avión que transportaba al Presidente ruandés Habyarimana es derribado. Apenas unas horas de conocida la muerte del mandatario, la violencia étnica estalló en Ruanda por más de 100 días cobrando la vida de 800.000 mil personas de la etnia tutsi.

Fue una masacre inexplicable, con la mayoría hutu llamando por las radios a asesinar a sus vecinos tutsi, con quienes mantenían una dura animosidad de décadas.

[Video] Cómo se gestó la matanza

Los hutus y tutsis

Son dos etnias que comparten un pasado común. Cuando Ruanda tomaba forma sus habitantes criaban ganado. A quienes eran dueños de los animales era llamados Tutsi; el resto, hutu. En un principio, era casi una denominación de clases, porque una persona podía cambiar de categoría a través del matrimonio o la compra de ganado.

Con la colonización europea, la denominación tomó un tono racial. Los alemanes que colonizaron Ruanda en 1894, pusieron a los tutsis en roles de más responsabilidad. Esta división fue acrecentada por Bélgica tras la Primera Guerra Mundial al identificar en las cédulas de identidad a quienes eran hutus y tutsis.

La excusa para iniciar el genocidio

El Presidente Habyarimana, muerto en el derribo del avión el 6 de april de 1994, había conducido un régimen totalitario en Ruanda desde 1973. Todos los tutsis fueron excluidos de participar en el gobierno. Pero eso cambió en agosto del 1993, cuando Habyarimana firmó los acuerdos de Arusha, que permitieron a los tutsis participar en el gobierno. Fue esta decisión que causó el enojo de los extremistas hutus.

100 días de matanza

La matanza empezó en la capital Kigali y fue perpetrada por los Interahamwe (“Aquellos que atacan como uno solo), un grupo paramilitar juvenil hutu que bloqueó caminos y allanó casas pidiendo cédulas de identidad para identificar a los tutsis, la fatídica medida impuesta por los belgas y que ahora facilitaba la muerte completa de una etnia en 100 días.

Machetes y cuchillos

La mayor parte de matanza fue hecha con cuchillos y machetes porque las balas les resultaban muy caras a los hutus. Las bandas armadas empezaron su masacre con funcionarios de gobierno (tutsis y hutus moderados) y luego siguieron casa por casa con la información que tenía el Estado (sabían dónde vivía cada tutsi y hutu).

La traición del alcalde

Las masacres de tutsis ocurrían en escuelas, iglesias y hospitales. Pero quizás una de las peores ocurrió en la iglesia católica de Nyarubuye, 80 kilómetros al este de Kigali.

El alcalde Nyarubuye le ofreció a cientos de tutsis refugiarse en la iglesia local. AL llegar los extremistas tutsis, los traicionó. La masacre comenzó con granadas y balas, pero cuando se les acabaron comenzaron a usar machetes y cuchillos. Matar de esa forma era muy desgastador y tuvieron que tomar turnos. La matanza duró varios días.

La pesadilla termina

El genocidio sólo terminó cuando el Frente Patriótico Ruandés, un grupo de tutsis exiliados en Uganda, tomó el control del país a mediados de julio.

Lo más visto en T13