Seis razones para entender por qué el fuego se propagó tan rápido en Valparaíso

(Foto: Agencia Uno) El viento, las características del terreno y los basurales en las quebradas son algunas de las razones que el especialista en manejo del fuego, Miguel Castillo, enumera a la hora de explicar por qué se expandieron las llamas.

Seis razones para entender por qué el fuego se propagó tan rápido en Valparaíso

Por Patricia Zvaighaft

12 muertos, ocho mil damnificados, dos mil viviendas totalmente destruidas y 850 hectáreas consumidas fue el último balance realizado por el gobierno tras el incendio que se desató el sábado en la tarde en Valparaíso.

"Es un incendio que escapa a toda estadística", dice Miguel Castillo, investigador del Laboratorio de Incendios Forestales de la facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Chile. En 2008, ejemplifica, el incendio en el cerro La Cruz no superó las 22 hectáreas y este ya va para las 900.

Según el especialista en manejo del fuego, hay seis razones que explican por qué se propagaron tan rápido las llamas:

1. Las características del terreno

"La topografía sumado con el componente viento son los que prácticamente deciden el tamaño y la forma que va a tener el siniestro", asegura Castillo. Las quebradas de Valparaíso son áreas muy complicadas por su estructura encajonada, lo que genera una rápida propagación de las llamas.

A esto se suma que se trata de áreas costeras donde el viento sopla desde el sur y se eleva en el transcurso del día, apoyando la propagación del fuego: "En 12 a 15 minutos se puede tener un diagnóstico totalmente alarmante respecto del momento que se inicia el incendio". Agrega que en los cerros de Valparaíso hay muchas quebradas con "microcondiciones locales donde se producen muchos torbellinos", esto hace que de un momento a otro, cuando el viento cambia de dirección, cambie también el comportamiento del fuego.

2. Vegetación combustible

Los factores topográficos también influyen en que la combustión de la vegetación en la zona sea mayor de lo que se ve en otras condiciones. De acuerdo al experto, se trata de "zonas muy encajonadas combinadas con las propiedades de la vegetación que circunda el cordón de Valparaíso y Viña del Mar", que son principalmente matorrales, pastizales, arbolado nativo y retazos de plantaciones forestales."Se ha podido ver como el material vegetal incandescente salta, y cuando las brigadas están atacando un flanco, rápidamente la ladera opuesta se ve afectada por el mismo incendio", detalla.

Además, explica que se trata de áreas de mucho tránsito, donde se realizan actividades de extracción de material para tierra de hojas o ramas para leña, lo que aumenta el peligro de que puedan producirse incendios. "Dentro de las causas de incendio en la región está la actividad premeditada", sostiene.

Considerando todos estos factores, Castillo advierte que se debe estar preparado para la próxima temporada, ya que éste va a ser un año lluvioso, por lo que habrá una primavera que "va a propiciar la alta generación de vegetación".

3. Viviendas ligeras

Como un "problema social" califica el experto la construcción de viviendas en sectores no habilitados, las que muchas veces están fabricadas con materiales ligeros que ayudan a la combustión. Esto además se combina con la alta densidad que se registra en la zona. "El cinturón urbano de Valparaíso – Viña del Mar no ha avanzado tanto en superficie, lo que sí ha pasado es que ha crecido mucho en densidad", explica. Y se siguen sumando nuevas construcciones: "Hay que revisar las políticas de expansión del territorio".

En cuanto a los materiales, asegura que la madera ocupa el primer lugar en cuanto a la mayor combustión, pero materiales como tejas, pizarreño o vulcanita tampoco son tolerantes a las altas temperaturas. Recalca que las más vulnerables a la combustión inmediata son las construidas de materiales ligeros y que están en enclaves porque el fuego sube por las laderas y lo primero que ataca es el cimiento de las casas: "Hay una propagación vertical del suelo hacia el techo, eso es lo que provoca la combustión rápida y salta de una casa a otra".

Sin embargo, sostiene que "hay que considerar que el comportamiento que tiene el fuego en este tipo de situaciones viene acentuado por la disponibilidad de oxígeno. Ahí el fuego destruye todo a su haber. Incluso es capaz de retorcer el hormigón y el acero". En esa línea, cuando hay mega incendios como los que están ocurriendo hoy, con varios focos simultáneos, la intensidad de las llamas "destruyen todo a su paso".

4. Basurales en las quebradas

Más de 100 kilómetros de cortafuegos son necesarios en la región debido a las diversas condiciones de las quebradas de los cerros. Esto consiste en liberar las zonas de todo el material que pueda ser combustible, tanto basura como vegetación, incluso raspando el suelo. Asegura que todos los años, Conaf entrega las recomendaciones al municipio, a la Intendencia y a los vecinos para limpiar las quebradas y mitigar el problema. Sin embargo, "claramente cuando uno ve lo que recomienda Conaf respecto a la realidad, uno se encuentra con sorpresas".

Castillo precisa que "la labor se hace, pero no dura mucho" porque la gente no ayuda a que estos cortafuegos se mantengan. Agrega que "la conducta negligente de la población" hace que rápidamente estos vuelvan a estar tapados por microbasurales. "Esos mismos caminos de penetración que hace la gente que va a hacer los cortafuegos, después sirven de camino de penetración para que los vecinos vayan a botar basura", sostiene.

5. Limitaciones de agua y calles

"Son áreas que no están preparadas para el acceso de vehículos de emergencia", dice Castillo, que resalta que se trata de caminos que muchas veces construyeron los mismos pobladores y que posteriormente el municipio habilitó.

Esto mismo ha generado que la infraestructura de abastecimiento de agua sea especialmente crítica, sobre todo en las partes más altas de los cerros. "La presión de agua permite abastecer el tendido de mangueras de uno o dos carros de bomberos, pero cuando tenemos multiocurrencias baja la presión de agua y empiezan los problemas", explica. Asegura que después de esta tragedia se deberá hacer un catastro exhaustivo de las tomas de agua y cuál es la presión de éstas, porque lo que se ha visto en este incendio es que mientras mayor es la distancia y pendiente, es menor la presión del agua, lo que dificulta el combate.

6. Factores meteorológicos

Aunque la temperatura es un factor importante, según el experto, la velocidad y la dirección del viento sobre el fuego desatado es más crítico a la hora de la propagación. "Podríamos tener altísimas temperaturas, baja humedad relativa del aire, y aún así tener las condiciones propicias para poder contener el incendio", explica. Sin embargo, el problema es cuando se combina el viento con la pendiente, como ha ocurrido con este incendio.

A esto también se agrega la cantidad de viviendas que han sido afectadas, puesto que la cantidad de energía que se libera puede superar en diez veces a lo que puede liberar la vegetación. "Por eso es que estamos viendo incendios tan catastróficos", asegura.

Lo más visto en T13